in

Fraccionamiento de Motul sin atención

La maleza crece por todos lados en el fraccionamiento “Puestas del Sol” y alberga nubes de mosquitos

Vías intransitables y predios que ya están enmontados

MOTUL.— Habitantes del fraccionamiento “Puestas del Sol” reportan que están en total abandono desde hace varios años: las pésimas condiciones de las calles, falta de alumbrado público y de vigilancia, son parte del mal que afecta a esta zona, incluso aún no les cumple un parque infantil que prometieron los políticos cuando estaban en campaña.

El fraccionamiento tiene alrededor de unas 300 viviendas, está ubicado a dos kilómetros al norte de la ciudad, tiene cerca al Instituto Tecnológico de Motul y no cuenta con mantenimiento regular.

Desde hace muchos años no se realizan trabajos de pavimentación, lo que ha generado que colonos externen su malestar a las distintas administraciones que solo les dan evasivas sin enfrentar hace frente a las exigencias.

A esto se le suma la temporada de lluvias en las que las calles se convierten en trampas para adultos mayores y niños, además de arruinar calzados escolares o de trabajo ya que terminan enlodados o rotos por los huecos en las que se atoran. No obstante, la misma temporada favorece la proliferación de moscos y bichos rastreros por la hierba altas de los terrenos baldíos sin dueño.

También muchos tiran basura o animales muertos en lotes enmontados y cuando llega la sequía se convierte en un basurero clandestino al aire libre poniendo en riesgo la salud de los que transitan.

Los hoyancos que están por todo el fraccionamiento ocasionan algunos accidentes además de que hay algunas calles que no cuentan con señalización como altos o números de calles y cuando se transita en las noches es un peligro constante, sobre todo para peatones, ya que el alumbrado público se encuentra de “adorno” pues no funcionan, sumando a esto incidentes a motociclistas o los que andan en bicicleta además de mototaxis y vehículos de todo tipo que sufren hasta a veces severos daños.

Por otro lado la seguridad es preocupante, cada fin de semana menores se drogan y emborrachan en las calles, a veces en casas abandonadas y dan una mala imagen,

Según vecinos, cada fin de semana son detenidos al menos dos o tres menores por posesión de drogas o estar durmiendo borrachos en las calles, además que los amantes de lo ajeno aprovechan que el fraccionamiento colinda con monte para hacer sus fechorías lo que ha provocado una ola de delincuencia y que los robos estén a la orden del día.— MIGUEL ÁNGEL CÁRDENAS PECH

 

Homilía del XVI domingo del tiempo ordinario