in

Hace acrobacias con su moto a sus 86 años

A Gílmer Campos Palma le gusta distraer a los niños

DZILAM GONZÁLEZ.— Todas las mañanas, a las 7, Gílmer Campos Palma, de 86 años de edad, hace acrobacias con su motoneta para el deleite de los niños que entran a la escuela aledaña al Palacio Municipal.

El octogenario llama la atención de los niños y se gana los aplausos.

A sus 86 años de edad, Campos Palma dice que está fuerte, no padece enfermedad alguna y le gusta distraer a los niños por un rato.

Campos Palma trabaja en el transporte: en una libreta anota a los pasajeros que abordan los taxis que van a Mérida, Dzidzantún o Dzilam de Bravo.

La gente lo admira por ser amable y honesto.

“Estoy contento y agradecido con mi Dios todopoderoso”, expresa.

“A pesar que ya tengo edad, me gusta mi trabajo, me gusta llamar la atención de la gente (que viaja), tengo cuatro años trabajando en la plaza principal en esto de anotar gente para que aborden los taxis”, indica.— Juan Manuel Chapa Cantú

 

México es su hogar

Enseñan maya vía WhatsApp