in

Hechos de sangre castigan a Maxcanú

Sepelio en 2012 de integrantes de una familia ultimados a balazos por un agente de la SSP.- Archivo

Otra vez un hecho de sangre hace resaltar el nombre de Maxcanú, una población en la zona sur-poniente de Yucatán que se ha visto castigada con bastante frecuencia por sucesos violentos, muchos con saldo mortal, y para oprobio de la imagen de Yucatán en el mundo, la mayoría de las víctimas son mujeres.

El caso más reciente ocurrió anoche, cuando José Leonardo Canché Ek, de 46 años, mató a balazos a su pareja sentimental, Alejandra Uc Tun, por un arranque de celos, desenlace de una relación tormentosa, según testimonios recogidos.

Los servicios forenses en el lugar de los hechos, anoche en Maxcanú.- Foto Pedro Chuc Tut

A continuación un recuento en orden ascendente de algunos sucesos sangrientos que han desgastado la imagen de Maxcanú.

Mayo 2011

Son hallados en montes cercanos a Maxcanú los huesos de una persona que resultó ser una mujer.

Enero 2012

Hallan el cuerpo de una mujer quemado en un 90 por cierto en Maxcanú, 800 metros monte adentro, en una vereda del kilómetro 2 de la carretera Maxcanú-Paraíso.

El macabro hallazgo lo hizo un apicultor cuando se dirigía a revisar sus colmenas.

La mujer, que resultó ser la joven Reina Alejandra Polanco Uicab, de 16 años, fue abandonado en ese lugar porque se encontraron cerca huellas de llantas de algún vehículo, al parecer de una camioneta.

La joven fue víctima de abuso sexual antes de ser asesinada mediante un fuerte golpe en la cabeza.

Este hecho alarmó a las autoridades estatales, debido a que creían que podría estar relacionado con conflictos entre narcomenudistas.

Octubre 2012

Este caso conmocionó al Estado y tuvo mucho eco incluso nacional: cuatro integrantes de una familia fueron asesinados a balazos por Antonio Sansores Miam, agente de élite del grupo Goera, de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP).

El múltiple homicidio ocurrió a las 4 de la mañana en una casa del sector conocido como San Patricio, en Maxcanú, hasta donde habría llegado Sansores Miam buscando a Luis Canul Chan, de 42 años, quien sostenía una relación sentimental con Laura González, esposa del policía estatal.

Cortejo fúnebre del multihomicidio en Maxcanú en 2012

Después de encontrar y discutir con el amasio de su esposa, el agente policíaco sacó una pistola calibre nueve milímetros con silenciador y le disparó en la cabeza y en el pecho.

Luego el policía mató de un disparo en el pecho a Juan Antonio Canul Pool, de 85 años de edad, padre de Canul Chan. También asesinó a la esposa de su rival, María Elena Pech Rodríguez, de 45 años, y a Felipe Neri Canul Chan, de 42 años, hermano de Luis y propietario de la panadería “Neri”.


Los voy a matar como perros”, había dicho el policía a su esposa en un pleito anterior, según una denuncia que había levantado la mujer

El problema comenzó una noche antes, cuando Sansores Durán descubrió unos mensajes en el teléfono celular de su esposa a quien se le citaba para mantener un encuentro en la panadería, propiedad de su amasio.

En una pelea anterior por el mismo asunto, Sansores Durán amenazó a su esposa con que “los voy a matar como perros”, según una denuncia que había levantado la mujer.

Noviembre 2012

No ocurrió en Maxcanú, sino en Halachó, comunidad vecina.

Una infidelidad detonó una doble tragedia: Silverio Ku Tut, de 26 años, mató a su esposa, Yurico Ruiz Ku, de 21 años, y luego se suicidó.

Ku Tut asfixió con las almohadas a su esposa y luego se ahorcó con los brazos de la hamaca. Los cuerpos quedaron en la misma habitación, sobre la cama, ambos boca arriba.

Días antes Ku Tut había engañado a su esposa con una mujer que conoció en su trabajo.

El día del asesinato el hombre llegó ebrio a su casa y su esposa le recriminó la presunta infidelidad, con fatal desenlace.

Enero 2018

Hallan en el tramo carretero Maxcanú-Halachó, en el entronque con la comisaría de Chan Chocholá, el cuerpo desnudo de una mujer, entre la maleza.

El cadáver presentaba huellas de violencia,  el rostro desfigurado y espuma en la boca, pero no presentaba heridas por arma blanca ni de fuego, tampoco lesiones de tipo sexual.

En febrero la Fiscalía identifica al taxista Fredy Can Ortega como el autor del homicidio de la mujer, identificada como R. del C. L. M. Es detenido luego de que un juez de Control emitió una orden de aprehensión.

Con la detención trascendieron los detalles del crimen: el encuentro entre el asesino y su víctima fue de manera casual. La noche del día de los hechos, el taxista subió a la víctima quien estaba alcoholizada en el centro de Maxcanú.

Tras unos minutos de transitar sin rumbo fijo acordaron sostener relaciones sexuales a cambio de $200. Se fueron a un paraje, a la salida de la población, donde tendrían lugar el encuentro.

Durante el flirteo surgió una discusión porque el taxista quiso sostener relaciones de una manera que la víctima no quería y se negó al mismo tiempo que lo golpeó, lo que enfureció al hombre quien tomó una piedra de gran tamaño y le pegó en la cabeza a la mujer.

El golpe le fracturó el cráneo y le ocasionó a la mujer traumatismo craneoencefálico, lo que finalmente la llevó a la muerte.

También te puede interesar Detienen a sujeto acusado de asesinar a mujer en Maxcanúhttps://www.yucatan.com.mx/yucatan/detienen-a-sujeto-acusado-de-asesinar-a-mujer-en-maxcanu

Ligado a Maxcanú

No ocurrió en Maxcanú pero el caso se agrega al anecdotario sobre la violencia.

El 10 de diciembre de 2009 María Luisa Isabel Canul Dzul, vecina de Umán, dio a luz en el baño de su casa y llevó al recién nacido a un “brujo” de Cepeda, Halachó, quien lo mató porque “es un producto del mal”.

El cuerpecito fue arrojado en montes ubicados entre Halachó y Maxcanú.— Hipólito Pacheco Perera / Megamedia

Semana Santa en Tulum

Termina Contingencia Ambiental en la zona metropolitana