in

Hechos políticos en Yucatán que marcaron el 2021

El nuevo escenario derivado de las elecciones de junio, el cierre de un largo capítulo de desencuentros entre los poderes Ejecutivo y Legislativo y la confrontación entre el Palacio de Gobierno y el Ayuntamiento de Mérida, evidenciada por una investigación judicial, asoman como los principales sucesos políticos en Yucatán durante 2021.

No menos importantes, por sus repercusiones en la vida política de la entidad, fueron el retiro de una candidatura del Partido Acción Nacional dispuesto por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (Tepjf) y el “chapulineo” en los partidos, en niveles nunca vistos.

De acuerdo con una recopilación de reporteros de Grupo Megamedia, el suceso más sonado es el efecto múltiple del proceso electoral de junio, con rebote en los tres poderes del Estado y un cambio drástico en la relación entre éstos.

A continuación, una síntesis de ese análisis, a unos días de que finalice el calendario 2021.

Nueva escenografía política: llega el tripartidismo

Yucatán llegó a las elecciones del 6 de junio con un Congreso dominado por el PRI, partido que también tenía bajo su control la mayoría de los ayuntamientos yucatecos y tres de las cinco diputaciones federales con jurisdicción en la entidad.

El resultado electoral modificó por completo la escenografía política: el tripartidismo, que había asomado tímidamente en la elección de 2018, se consolidó y relegó al PRI como tercera fuerza.

Te puede interesar: Vaivenes en la votación: altibajos para los partidos políticos en Yucatán

Por primera vez en la historia política del Estado, el PAN obtuvo 14 diputaciones locales de mayoría relativa y alcanzó tres diputaciones federales. También logró el triunfo en 42 alcaldías, incluyendo el refrendo de la mayoría en Mérida.

Levantamiento de Morena y catástrofe del PRI

Morena se instaló como segunda fuerza al ganar dos de las cinco diputaciones federales en juego –en los distritos 02 y 05, con sede en Progreso y Ticul, respectivamente– y la única diputación local de mayoría que no quedó en manos del PAN, la del Distrito VIII, con cabecera en Umán.

La aparición de Morena como fuerza competitiva se reflejó también con su victoria en siete municipios, aunque perdió en Valladolid, que era considerado uno de sus puntos de fortaleza.

En contraste, para el PRI fue una catástrofe el resultado electoral, pues por primera vez no ganó una sola diputación de mayoría, ni local ni federal. Su consuelo fue la presencia que conservó en el interior del Estado al triunfar en 41 elecciones municipales, una menos que el PAN y 16 menos que en 2018.

Panorama electoral en Yucatán 2021.-Foto: Archivo

El reparto en el Congreso, con dominio panista

Con esos números, el Congreso del Estado también experimentó cambios significativos. Con sus 14 diputaciones de mayoría, Acción Nacional no tuvo derecho a posiciones plurinominales para no quedar sobrerrepresentado. Estas sillas fueron repartidas entre los demás partidos y al final Morena quedó como la segunda mayor bancada legislativa, con cuatro diputados, uno de mayoría y tres “pluris”.

El PRI vio mermada su influencia al quedar únicamente con tres legisladores, todos de representación proporcional.

En el intento de conquistar “la joya de la Corona” –la Comuna de Mérida– el PRI se mantuvo en el segundo sitio de la votación en la capital yucateca, pero con menos sufragios que en 2015 y en 2018.

El PAN fue quien obtuvo más diputaciones en las elecciones de 2021.-Foto: Archivo

Control legislativo y reelección en Mérida

Por segunda ocasión, el PAN también quedó con el mando del Congreso al obtener, gracias a su mayoría, la presidencia de la Junta de Gobierno y Coordinación Política. El antecedente era de 2004, cuando ganó nueve diputaciones de mayoría relativa y alcanzó cuatro plurinominales, para  un total de trece. En aquel entonces se trataba de la Gran Comisión.

Otro acontecimiento relevante vinculado al proceso electoral fue la primera reelección en el Ayuntamiento de Mérida, protagonizada por el panista Renán Barrera Concha. Al ser ratificado por el voto popular, el alcalde meridano está en su tercer período municipal –el primero fue de 2012 a 2015 y regresó en 2018–, algo también inédito en este municipio.

Renán Barrera en entrevista con Diario de Yucatán.-Foto: Archivo

Sacudón del Trife: fuera tres candidatos

En el oriente del Estado se vivió uno de los sacudones políticos más sonoros de los últimos años, cuando el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación determinó que tres candidatos no cumplían uno de los requisitos para participar en la contienda electoral de junio y revocó sus registros.

Los afectados fueron Liborio Vidal Aguilar, postulado por el PAN; Alpha Tavera Escalante, de Morena, y Jorge Canul Rubio, de Movimiento Ciudadano. El tribunal consideró que no acreditaron la representación indígena que exige el Instituto Nacional Electoral (INE) para el Distrito 01 federal, con cabecera en Valladolid.

Liborio Vidal, candidato por el PAN para el Distrito 01 Federal.-Foto: Archivo

Solo uno con registro a salvo

La resolución fue consecuencia de la demanda que interpuso un movimiento que agrupa a asociaciones civiles del Oriente. El único candidato que pudo continuar en el proceso electoral, porque el Trife consideró que sí acreditó el perfil indígena, es el priista Sansón Palma Santos.

La decisión del máximo tribunal electoral causó un reacomodo, ya que el PAN tuvo que postular a otro candidato cercano a Liborio Vidal y más adelante el gobierno del Estado colocó a éste al frente de la Secretaría de Educación para mantener un acuerdo político.

“Chapulines” multicolores aquí y allá

Antes del proceso electoral se observó en los partidos un salto de “chapulines” como nunca se había presentado en Yucatán, aunque las repercusiones en las urnas fueron aparentemente mínimas.

Los brincos de un partido no son nuevos, pero fueron más evidentes después de las elecciones de 2018 y se intensificaron este año, en las semanas previas a la elección de junio.

El antecedente de Ivonne Ortega

A fines de 2020 se conoció la salida de la exgobernadora Ivonne Ortega Pacheco del PRI y su incorporación a Movimiento Ciudadano, con la consiguiente renuncia de las diputadas locales Silvia López Escoffié y Milagros Romero Bastarrachea al partido naranja.

Este año, ya con Ivonne Ortega al mando de Movimiento Ciudadano, muchos priistas inconformes con el proceso de selección de candidatos en su partido se sumaron a esta organización y varios de ellos fueron postulados a alcaldías y diputaciones locales y federales.

Presentación de Ivonne Ortega en Movimiento Ciudadano. Foto: Archivo

A pesar de las expectativas que generó, Movimiento Ciudadano solo alcanzó una diputación local por la vía plurinominal, con la expriista Vida Gómez Herrera.

Priistas pero ahora en otros partidos

El “chapulineo” quedó más que exhibido con los candidatos a la alcaldía de Mérida. El caso más notorio fue el de la senadora con licencia Verónica Camino Farjat, expriista que forma parte de la bancada legislativa del PVEM y contendió en la capital yucateca bajo las siglas de Morena.

Verónica Camino Farjat en entrevista con el Diario de Yucatán.-Foto: Archivo

El abanderado de Movimiento Ciudadano en la elección municipal fue Víctor Manuel Cervera Hernández, hijo del fallecido gobernador priista Víctor Manuel Cervera Pacheco y funcionario en el gobierno de Ivonne Ortega.

El Partido Encuentro Solidario (PES) postuló a Herbé Rodríguez Sahuí, hijo del exalcalde meridano Herbé Rodríguez Abraham. Fuerza por México estuvo representado por el exdiputado del PRI Ismael Peraza Valdez, aunque éste se separó hace buen tiempo de su partido de origen y en los últimos años ha colaborado con el expanista Joaquín Díaz Mena.

El PRI, abastecedor de candidatos

En alianza con PVEM y PT, Morena ganó dos de las cinco diputaciones federales de la mano de expriistas: Mario Peraza Ramírez en el Distrito 02, con cabecera en Progreso, y la exalcaldesa tekaxena Carmen Navarrete Navarro en el Distrito 05, con sede en Ticul.

En medio de su crisis interna, el PRI se convirtió en abastecedor de candidatos de otras fuerzas políticas.

Muerte que sacó a la luz un enfrentamiento

Si bien son vox pópuli desde hace mucho tiempo, las fricciones entre los palacios de Gobierno y del Municipio de Mérida quedaron más que en evidencia con el sonado fallecimiento de José Eduardo Ravelo Echevarría, el 3 de agosto en el Hospital O’Horán.

Desde el principio, la Fiscalía General del Estado, dependiente del Ejecutivo, abrió una carpeta de investigación en la que se involucraba solamente a cuatro policías municipales como sospechosos de una agresión que derivó en la muerte del joven, a pesar de que éste señaló también en una denuncia a policías estatales.

Dora María Ravelo Echevarría, madre de José Eduardo Ravelo. Foto: Archivo

En medio de protestas de varios grupos por la presunta brutalidad policíaca y con una serie de dudas en torno al caso, debajo de la mesa arreciaron las zancadillas entre los grupos que encabezan el gobernador Mauricio Vila Dosal y Renán Barrera Concha.

Injerencia que arrojó leña al fuego

Intervino el gobierno federal y la Fiscalía General de la República inició una investigación. El dictamen final fue que José Eduardo falleció por neumonía, no como consecuencia de presunta tortura, y que personal de la Fiscalía local falseó dictámenes periciales y presionó ilícitamente a testigos a fin de ejercer acción penal contra policías municipales.

Las conclusiones echaron más leña al fuego de una rivalidad que ha trascendido los círculos políticos.

Desencuentros con el Congreso del Estado

2021 es también el año que cerró un capítulo de desencuentros entre el Congreso local, dominado por el PRI antes del cambio de estafeta postelectoral, y el Poder Ejecutivo.

El tema que mayor polarización generó entre la mayoría priista y sus aliados fue la solicitud del gobernador Mauricio Vila de autorización para contratar un crédito de hasta 1,728 millones de pesos, a fin de poner en marcha el plan de reactivación económica tras la pandemia.

En dos ocasiones se negó esa autorización –que requería mayoría calificada por tratarse de un compromiso transexenal–, a pesar de que cuatro de los diez diputados del PRI apoyaron la iniciativa. El último freno fue la votación del 21 de mayo del año pasado, que tuvo secuelas en el calendario que está por terminar.

Sesión del Congreso del Estado.- Foto de Jose Valerio Caamal Balam

Amenaza de expulsión… y todo igual

El sentido de los sufragios tuvo impacto nacional, pues el presidente nacional del PRI, Alejandro Moreno Cárdenas, anunció que iniciaría un proceso de expulsión de los cuatro diputados yucatecos que votaron a favor de la solicitud del Ejecutivo. Todo quedó en palabras y la despedida de la LXII Legislatura marcó el final de los desencuentros con la administración de Vila Dosal, pues su sucesora tiene mayoría del PAN.

Lee también: Falsas financieras "apantallaban" con datos irreales

Síguenos en Google News, da clic AQUÍ .

No ven interés real de AMLO por Yucatán: analista

Precio del dólar

Dólar hoy 22 de diciembre, así está el tipo de cambio a pesos en México