in

Hospital temporal de Valladolid, sin funcionamiento

El hospital temporal que se edificó en Valladolid para atender solo a pacientes de Covid-19 aún no se utiliza

No hay personal para el temporal de Valladolid

VALLADOLID.— El traslado de un contagiado de coronavirus desde la clínica del Issste de la colonia Lindavista de la ciudad de Mérida al Hospital General de esta ciudad dejó en evidencia que el anexo del hospital no está en funcionamiento.

Al dar a conocer la construcción del anexo temporal de la clínica, el gobierno del Estado informó que tendría todo lo necesario para atender a enfermos de coronavirus.

Sin embargo, el anexo permanece sin uso, según se averiguó porque no hay personal para ello, en parte porque médicos y enfermeros del Hospital General son de base y se niegan a ser transferidos al temporal.

Por esa razón la gente no acude a los otros servicios médicos, por temor a contraer coronavirus.— J.A.O.O.

Gobierno /Clínica

En su momento se informó que el hospital temporal es un proyecto bipartita.

Aportaciones

El gobierno del Estado aportó el terreno y la Federación la infraestructura.

Operaciones normales

El fin era que el Hospital General normalice sus operaciones y atienda a otros pacientes.


Lío afecta a contagiados

VALLADOLID.— La supuesta negativa a atender a un paciente de Covid-19 que fue enviado de una clínica del Issste de Mérida al Hospital General de esta ciudad, puso en evidencia, aunque era un secreto a voces, las diferencias que existe entre la directora del nosocomio, Lorena Barrada con el jefe de la Jurisdicción Sanitaria 2, Orestes Somarriba Díaz, además de que varios médicos del sanatorio no tienen buena relación con su jefa.

Para conocer más de la situación se les hicieron llamadas a los dos funcionarios, en el caso de Somarriba no contestó, a pesar de que timbró su aparato móvil, pero en el caso de la segunda ni siguiera entró la llamada.

El lío se ventiló en redes sociales y en un medio de comunicación electrónico.

De acuerdo con las redes, el miércoles pasado la clínica del Issste de la ciudad de Mérida envió a un paciente con Covid-19 para ser atendido en esta ciudad, pero funcionarios estatales le habrían llamado al propio jefe de la Jurisdicción para que explique el motivo por el cual se le esta atendiendo, ya que la institución de donde viene es federal.

Se presume que Orestes Somarriba Díaz le habría hecho una llamada de atención a la directora del Hospital General, quien no tuvo otro remedio que devolver al paciente a la capital del Estado.

La situación pone en evidencia que el hospital temporal no está en funcionamiento, a pesar de que el gobierno del Estado difundió un comunicado hace un par de semanas en el que decía que ya estaba listo pare recibir pacientes.

Puso a su gente

Desde que fue nombrada Lorena Barrada como directora del Hospital General comenzó a surgir descontento de un gran número del personal médico, debido a que ella puso a su propia gente como colaboradores, haciendo a un lado a los que tienen muchos años en cargos claves.

Se sabe que puso a su esposo como responsable de la unidad de cuidados intensivos y le dio poder, de tal modo que da órdenes.

También, de acuerdo con algunos médicos dejó de escuchar recomendaciones del jefe de la Jurisdicción Sanitaria 2, Orestes Somarriba Díaz, lo que ahondó la diferencia entre ambos.

La directora del Hospital solo obedece al Secretario de Salud, porque, según se averiguó son de la misma generación y guardan especial amistad entre ellos.

Cuando inició la contingencia por el Covid-19, justamente los médicos que no tienen buena relación con la directora, decidieron tomar sus vacaciones o solicitar guardarse en sus casas, debido a que por su edad corrían riesgo de contagio.

El caso es que dejaron a la directora para que arregle el problema, como un acto de protesta.

Sin embargo según algunos médicos que estuvieron trabajando durante los días difíciles, a la directora se le ve poco en el nosocomio, así que tampoco estuvo pendiente al 100%, lo cual molestó aún más a un grupo de profesionales que por miedo no dicen nada, ya que ella es la que tiene el control y a nadie quiere pleito con ella, pero ya es del dominio público que en el Hospital hay diferencias entre los médicos y la directora, y ahora hasta con el jefe de la Jurisdicción Sanitaria.

A los dos funcionarios se les hizo llamadas telefónicas para que aclararan el conflicto, pero ninguno de ellos contestó, aunque siempre argumentan que se les tiene prohibido dar información a medios de comunicación.— J.A.O.O.

Casos de Covid-19 aumentan en una América relajada

Segey, sin dinero para pagarle a maestros