in

Imparable “ola” de robos en Mochochá

En Mocochá los habitantes piden reforzar vigilancia

MOCOCHÁ.— Los robos están imparables en el municipio, los amigos de lo ajeno están haciendo de las suyas y no respetan los templos religiosos, casas habitación o unidades productivas.

Sólo en enero se registraron cuatro robos, dos de ellos a plena luz del día, y el décimo en los últimos dos meses.

Por el momento no hay detenidos ni sospechosos de los hechos y la vigilancia de la Policía Municipal no se ha reforzado, pese a la petición de los ciudadanos.

Los atracos han generado una ola de incertidumbre, temor e impotencia entre los pobladores ante la nula respuesta de las autoridades, cuyos delitos “han rebasado” a la corporación.

Entre los mismos pobladores hacen un llamado a estar alertas y hacer justicia por su propia cuenta en caso de capturar a los cacos.

El último de los atracos se registró en la sala de fiestas “El Divino Maestro”, localizada al final de la población y propiedad del regidor Luis Basto Ek.

Los hampones, con la ayuda de una barreta que dejaron olvidada, desempotraron el protector de una de las ventanas y accedieron a uno de los cuartos que se utiliza como bodega, sin embargo, solo se pudieron llevar una podadora, ya que al parecer algo los asustó y decidieron huir a pesar de que había otras cosas de valor.

Basto Ek señaló que otra vez fue víctima de ladrones, el jueves en la madrugada le robaron en su local una podadora marca Trupper y artículos de valor.

“Pido el apoyo de la ciudadanía para aquel que me dé informes, aclarando que será en anonimato; me comprometo a pedir todo el peso de la ley para esas malas personas, ya tiene conocimiento la judicial y la policía municipal para su investigación, es momento para unirnos contra la delincuencia”.— MAURICIO CAN TEC

 

Foto: Gabriel Chan.

Imputan a los presuntos asesinos de hombre en El Porvenir

La voz del pastor: Homilía IV del Domingo, tiempo ordinario