in

Inauguración incierta

Un motociclista transita frente al Banco del Bienestar de Tizimín

Demoras en la entrega de bancos del Bienestar

TIZIMÍN.— Las sucursales del Banco del Bienestar en Sucilá y esta ciudad, que se debieron inaugurar en septiembre y octubre, respectivamente, aún no comienzan a funcionar y están en el abandono.

La construcción de ambos edificios parecen haberse concluido, pero aún no se han amueblado ni se ha instalado la energía eléctrica.

En la sucursal bancaria de Tizimín, ubicada en el norte de la ciudad, uno de los vidrios se dañó desde los últimos fenómenos meteorológicos y no ha sido reemplazado.

La vecina Guadalupe López Ramírez indicó que el cristal del edificio se cayó desde el último huracán y solo les han pedido vigilar que nadie entre, incluso no sabe cuándo se habilitará el lugar.

Por su parte, Hugo Barrera Mora, director de Catastro Municipal, señaló que la sucursal ya se ha concluido y lo único que falta es el cajero automático; sin embargo, por la pandemia hay desabasto, y ahora están surtiendo en los estados de Chiapas y Oaxaca.

Dijo que la Sedena estuvo a cargo de la operatividad del edificio y les han dicho que les avisarán pero aún no hay fecha.

El alcalde Diego Lugo Interián confirmó que la obra está al 100%, pero lamentablemente hay escasez de cajeros en el país.

Pese a la demora, ya se está contratando al personal, ya que se emitió una convocatoria a nivel nacional donde los interesados pueden presentar un examen.

Cabe recordar que en Sucilá se anunció que sería el mismo presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, quien llegaría a inaugurar la construcción.— w.u.c.

 

Moody's califica a Pemex como lastre

La depresión, asunto grave