in

Invasores hacen sus casas, pozo y vía en Flamboyanes

Familias invasoras de terrenos del sur de Flamboyanes reunidas ante el pozo que construyeron para tener agua en las casas que levantaron

Unas 29 familias invaden el sur de Flamboyanes

PROGRESO.— En la prolongación de la calle 60 del sur de Flamboyanes viven 29 familias que, según informaron, debido a que necesitan viviendas, ellas mismas abrieron una vía que estaba pedregosa y construyeron pozos para contar con agua.

Admitieron que están conscientes que invadieron los terrenos, pero alegaron que lo hicieron porque necesitan dónde vivir.

Juan Bautista Campos y Martín, Marcos Dzul Trejo, Rosario Sánchez May, Clara del Carmen Burgos Vázquez, Leonor Calderón García, Sandra Cruz Hernández y María de Lourdes Trejo Chan, entre otros, afirmaron que desde hace más de un año habitan las casas de láminas de cartón y maderas que construyeron en unos 200 metros a lo largo de la prolongación de la calle 60 de esa comisaría ubicada a la vera de la vía Progreso-Mérida.

Los esposos Orlando Lizama Argáez, de 72 años de edad, y Aída Rosa Blanco, de 57 años, habitan en una casucha al inicio de los terrenos invadidos y también instalaron una pequeña tienda.

Lizama Argáez tiene una dolencia física y se desplaza con ayuda de muletas.

Juan Campos fue quien con otros vecinos construyó un pozo; el material costó $2,000 y la mano de obra no la cobraron.

Con una bomba que funciona con gasolina extraen el agua y con una manguera surten a las familias.

“Acá vivimos, no solo venimos por las tardes o los domingos para limpiar el terreno; las casas que construimos las habitamos con nuestros hijos”, aseguró Rosario Sánchez.

“La calle también la construimos para poder pasar e incluso los repartidores pueden entrar con sus motos”, agregó la mujer.

Los mismos vecinos preparan otro pozo y retiran piedras para que las familias puedan transitar con seguridad, sobre todo los niños que juegan, en los lotes.

Cada terreno que ocupan es de siete metros de frente por 10 de fondo.

Les llevó unos cuatro años fomentar el lugar que ocuparon poco a poco.

Como ninguna autoridad les dijo nada y ellos necesitan vivienda, desde hace un año habitan en ese lugar.

En las noches, dijeron, se alumbran con velas y para ahuyentar los moscos encienden fogatas.— G.T.V.

Los Leones abren serie en casa hoy ante los Saraperos

Patente para el chile habanero Kisín