in

Izamal repartirá 4,000 despensas y para los cobros de financieras

Visitantes llegan al convento de Izamal

Un detenido por agredir a mujer tras exigirle pago

IZAMAL.— El alcalde Fermín Sosa Lugo informó ayer miércoles que con ingresos propios del Ayuntamiento se adquirirán 4,000 despensas que se entregarán a domicilio a familias que sean de escasos recursos o cuenten con adultos mayores o personas con discapacidad, para ayudarlas ante el cierre de negocios por la cuarentena que hay en Yucatán por la pandemia de Covid-19.

“Les pido su confianza (en que) este apoyo será distribuido de manera justa entre la población antes descrita en Izamal y nuestras cinco comisarías, como parte de las estrategias de mitigación del impacto económico y social del Covid-19”, escribió el edil en su cuenta de Facebook.

Anteanoche martes, Sosa Lugo informó que “siguiendo los protocolos de prevención por el coronavirus y por la difícil situación que atraviesan muchas familias de Izamal, hoy (por anteayer) notificamos y les pedimos a las financieras y cobranzas que operan en el municipio para que suspendan temporalmente sus actividades de cobranza en domicilios particulares dentro del municipio de Izamal y sus comisarías hasta nuevo aviso.

“Esta medida es para evitar riesgos de contagios y con ello evitar afectaciones económicas de familias vulnerables con algún crédito”, indicó el concejal.

La medida llegó luego que el lunes en la mañana un empleado de una financiera fue detenido por agredir a una vecina de la comisaría de Cuauhtémoc que no puede pagar su adeudo debido a que la familia se quedó sin ingresos por el cierre de negocios.

Taxistas indicaron que la mujer llegó a esta ciudad en el auto del empleado de la financiera, quien la trajo desde Cuauhtémoc a una casa de empeño de la calle 30 con 33, por la glorieta de fray Diego de Landa.

La mujer trajo una plancha para empeñar, pero no se la aceptaron y el empleado de la financiera exigía el pago de la deuda o del abono semanal.

Debido a que recibía gritos y leves manotazos del empleado, la mujer pidió ayuda a policías, quienes se llevaron al agresor a la dirección policíaca y con una grúa, el auto al corralón.

La mujer se retiró a su comunidad en un taxi.— José Candelario Pech Ku

 

Síguenos en Google Noticias

Asesinan a exdiputado en rancho de Bacalar

Los mexicanos, más vulnerables ante el Covid-19