in ,

La joven española y la niña maya que ''resucitaron'' por intercesión de la Virgen de Izamal

Milagros Virgen de Izamal
La Virgen de Izamal se encuentra desde el viernes 14 de agosto en el altar del convento para presidir sus festejos de este mes, en plena pandemia de Covid-19, a la que alude la plegaria “Ruega por nuestra nación”. Foto de la parroquia de Izamal en Facebook

Muchas personas visitan cada año el convento franciscano de San Antonio de Padua, pero  tal vez pocas saben que hubo un tiempo en que en las paredes de la capilla de Nuestra Señora de Izamal se pintaron los milagros que ella concedió a sus devotos, tanto de Yucatán como de España.

Uno de esos milagros pintados en la capilla fue testimoniado por una familia de Madrid que se hizo devota de la Virgen de Izamal luego que, en una posada de la corte del rey Felipe a donde concurrían personas de todos los estados y colonias españoles, escuchó de un habitante de Nueva España que “havía en esta tierra una imagen de la Virgen y Madre de Dios, que era de gran devoción y  hazía infinitos milagros”.

Como entre “los españoles muy católicos se pega fácil la devoción de la Virgen”, la gente que estaba en la posada se hizo devota de la Virgen de Izamal y se encomendaba a ella. Entre esas personas estaba una joven, hija de la familia que dio su testimonio.

El milagro de la Virgen de Izamal a joven española

Corría el siglo XVII en Madrid cuando la doncella “enfermó de una dolencia que, no bastando médicos ni medicinas, se iva acabando su vida muy apriessa. Recibió los santos sacramentos y despuso su alma como convenía para tal viaje. Y ya que por horas aguardavan que espirasse, le dio tal parasismo (paroxismo) que durándole por espacio de dos horas, fue amortajada y llorada, y dispuesto todo recaudo para darle sepultura. Mas de allí a las dos horas bolvió en sí la donzella. Y admirados todos los presentes estavan, le dixeron que quién le havía dado la vida, pues ya era muerta. Y respondióles la donzella:

“—¡Bendita sea la limpieza de la Virgen y Madre de nuestro Criador, que assí paga la devoción de sus devotos y que a ella se encomiendan! Havéis de saber que la Virgen sin manzilla me restauró la vida que ya era en mí acabada, y alcanzó de su Hijo precioso me bolviesse a este mundo para que haga penintencia de mis pecados y sea yo causa de que muchos sean devotos verdaderos desta Reyna del Cielo. Lleva(d)me de aquí, que ya estoy sana y libre de mi dolencia por ahora.

Quedó sana la donzella, y más hermosa que antes. A quien preguntaron sus padres que les dixesse la devoción que tenía, por que hubiese gozado del privilegio de la vida y (de) salud tan entera. Y, repentinamente, díxoles que, desde el día (en) que oyó tratar de la imagen de la Virgen de Itzamal de la provincia de Yucatán, se le ofreció por su devota y la tuvo por su avogada, rezándole su rosario cada día. Y que, por esta causa, le había sacado de las manos de la muerte, y dándole salud entera y hecho otras muchas mercedes.

“Todos dieron gracias gracias al Señor y a su Madre santíssima, y prometieron ser sus devotos, muy en particular de la Virgen de Itzamal, y de enviar alguna ofrenda. Y assí mesmo, de (venir) a visitar adonde esta Virgen está para que se hiziesse escribir y se supiesse cómo se estiende su devoción y maravillas por todas partes. Y assí lo hicieron, y está este milagro pintado entre otros que hay en la capilla desde convento de nuestra Señora de Itzamal”.

Este testimonio, tal como está citado líneas arriba, fue recabado por el fraile franciscano Bernardo de Lizana y registrado en su “Historia de Yvcatán. Devocionario de Nvestra Señora de Izmal, y conquilta elpiritual”, que fue publicado por primera vez en Valladolid, España, en 1633, hace 387 años.

Según sus biógrafos, fray Lizana llegó de España a Yucatán en 1606, aprendió el idioma maya, fue cronista, fue definidor del convento de Izamal de 1623 a 1626 y escribió la mencionada obra entre 1623-24 y 1629. En su “Devocionario…” consigna varios milagros de la Virgen de Izamal, de los cuales dice que se dispuso a averiguar con “testigos de vista que testifiquen lo que passó” y admite que “ni el tiempo ni ocasión se podrá poner fixo todas (las) vezes, ya por haver (pasado) mucho tiempo, bien por no haver de ello entera memoria. Y assí, lo más cierto que se pudiere, se referirá cada cosa, que, por lo menos, será muy cierta en la tradición devota que estos indios naturales y españoles tienen de los milagros desta Reyna del Cielo”.

La catalepsia o muerte aparente

Han pasado ya 397 años desde que fray Lizana comenzó a escribir su “Devocionario…” y ahora, en este siglo XXI,  la medicina puede dar al menos una explicación científica para los casos de los enfermos dados por muertos y resucitados: la catalepsia.

“Las catalepsias son muy variables, hay personas que pueden oír pero no pueden reaccionar y, en otros grados más profundos, por más que estimules no se produce una respuesta aunque la persona esté viva”, dice el médico Andrés Santiago Sáez, subdirector de la Escuela Profesional de Medicina Legal y Forense de la Universidad Complutense de Madrid, citado por EFESalud.

“La persona que está sufriendo una catalepsia nunca tendrá fenómenos cadavéricos como la palidez, la rigidez o el enfriamiento, que solo aparecen con la muerte”, aclara el doctor, quien señala que esos síntomas junto con el amoratamiento de partes del cuerpo y la deshidratación de las córneas sirven para certificar una defunción.

¿Qué puede causar la catalepsia?

El especialista en medicina legal y forense precisa que la catalepsia es un trastorno que puede estar causado por una enfermedad del paciente, una alteración neurólogica o por intoxicación de determinados fármacos (ansiolíticos, antidepresivos…) que como efecto secundario pueden acarrear una depresión respiratoria.

La muerte aparente, destaca EFE Salud, es un término médico-legal que ya en el siglo XIX dio origen, en algunos países, a establecer el periodo de 24 horas para mantener al cadáver en condiciones compatibles con la vida antes de enterrarlo o incinerarlo.

La niña maya que ''resucitó'' por mediación de la Virgen de Izamal

Independientemente de lo que se elija creer, fray Lizana registró para la posteridad otros milagros de la Virgen de Izamal, entre ellos los siguientes:

  1. La resurrección de una niña de 5 años de edad, hija de una pareja de mayas.
  2. La sanación de un maya de Tihosuco, de 12 años de edad, quien nació tullido y encogido y pudo caminar erguido.
  3. La sanación de otro maya tullido que andaba con muletas, pedía limosnas en el convento y, tras hincarse y rezarle a la Virgen, se fue caminando sin ellas (“deste milagro fui yo testigo”, dice fray Lizana) .
  4. La Virgen incluso le devolvió la lengua y el habla a un español católico que peregrinó al convento de Izamal luego que “herejes de Inglaterra” que tomaron un barco de españoles en la costa yucateca se la cortaron, porque les “re(f)utaba sus errores”, y los tiraron a la tierra de Yucatán (“entiendo que uno de los milagros más raros fue éste”, anotó el fraile Lizana).

Todos  los milagros de la Virgen de Izamal registrados por fray Lizana se pueden leer, ya en el español del siglo XX, en “Devocionario de Nuestra Señora de Izamal y conquista espiritual de Yucatán”, editado por René Acuña Sandoval (UNAM, 1995),  que incluye el facsímil de la obra de fray Lizana y una crítica al mismo.

Portada del facsímil de fray Bernardo de Lizana incluido en el libro “Devocionario de Nuestra Señora de Izamal y conquista espiritual de Yucatán”, editado por René Acuña Sandoval (UNAM, 1995)
Portada del libro “Devocionario de Nuestra Señora de Izamal y conquista espiritual de Yucatán”, editado por René Acuña Sandoval (UNAM, 1995)
Vista general del relato sobre la joven de Madrid en el libro “Devocionario de Nuestra Señora de Izamal y conquista espiritual de Yucatán”, editado por René Acuña Sandoval (UNAM, 1995)
Otra vista del relato sobre la joven de Madrid en el libro “Devocionario de Nuestra Señora de Izamal y conquista espiritual de Yucatán”, editado por René Acuña Sandoval (UNAM, 1995)

En un día como hoy la Virgen de Izamal recibió los títulos de Patrona y Abogada de Yucatán

Debido a que fray Lizana  murió en 1631 y escribió el “Devocionario…” entre 1623-1629, su obra no  incluye los milagros que la Virgen de Izamal hizo en 1648, cuando la epidemia de la fiebre amarilla asoló Yucatán y Nuestra Señora de Izamal fue declarada Patrona y Abogada contra las pestes y enfermedades.

Milagros Virgen de Izamal
La Virgen de Izamal en el altar del convento preside su fiesta de agosto, en plena pandemia de Covid-19, a la que alude la plegaria “Ruega por nuestra nación”. Foto de la parroquia de Izamal en Facebook

Hoy miércoles, precisamente, se cumplen 372 años de que,  el 19 de agosto de 1648, el Cabildo Secular de Yucatán decretó esos títulos a la Virgen Santísima de Izamal y le juró hacerle fiesta cada 15 de agosto, en la solemnidad de la Asunción, a “perpetuidad”.

Este año no se celebró la misa del aniversario 372 del juramento a la Virgen en el convento de Izamal, el cual se encuentra cerrado para los feligreses y visitantes, al igual que las demás iglesias de Yucatán desde marzo, debido a que ese mes la pandemia de Covid-19 llegó a tierras yucatecas.

No obstante, llegará el día cuando el visitante pueda caminar de nuevo en el convento franciscano y tal vez recuerde que hubo un tiempo en que en sus paredes se pintaron los milagros de Nuestra Señora de Izamal.— Flor Estrella Santana

Te puede interesar:

Bayern golea a Lyon y enfrentará a PSG en final de Champions (3-0)

Develan al elenco de "Pinocho", nueva película de Guillermo Del Toro