in

La pareja del fallecido en patrulla de la SSP narra la detención

Familiares de Gaspar Sulub

“No quedará impune”

Cindy Aménica Pérez declaró ayer ante el Ministerio Público como testigo por la muerte de Gaspar Avelino Sulub Cimé, quien en vida fue su pareja sentimental y habría muerto a manos de policías a causa de una violenta detención.

Después de su comparecencia decidió hablar con los medios de comunicación y responsabilizó a la SSP de lo que le suceda, pues, dijo, le han informado “por amigos que trabajan en la corporación” que habría un aviso dirigido a ella para que se vaya del Estado, pues es una de los dos testigos del procedimiento que derivó en la muerte de Sulub Cimé.

Te puede interesar: Te puede interesar: Hombre fallece a bordo de una patrulla de la SSP

El otro es un chofer de la plataforma Uber, quien llevaba al fallecido cuando fue detenido por los agentes.

Cindy Aménica explicó que ella y el occiso subieron al vehículo de alquiler en la calle 21 con 54 del puerto, y de pronto les cerró el paso una camioneta “rotulada como las camionetas de la SSP”.

“Bajaron dos personas, llevaban pantalón de camuflaje gris y playera negra, se fueron contra él (Gaspar Sulub)”, dijo. Aunque identificó el vehículo como de la SSP, los uniformes coinciden, más bien, con policías municipales de Progreso.

Como el hombre se resistió al arresto, pues no había ninguna orden de aprehensión en su contra, los policías solicitaron refuerzos y llegaron al lugar más unidades de la misma corporación.

Relató que con armas largas los agentes se dirigieron al hombre, uno de ellos le apuntó en la cabeza y le pedía que se baje del vehículo, cuyo modelo dijo no recordar.

Según dice, para evitar ser detenido el ahora occiso se agarró del volante del auto y comenzó a sonar el claxon, al tiempo que el chofer fue bajado de la unidad con violencia por otros policías.

Uno de los agentes cruzó el brazo por el cuello de Sulub Cimé y lo estuvo estrangulando hasta que este perdió fuerzas, se soltó del volante y lo sacaron del auto.

Ya no supo de él

A la mujer, quien estaba en la parte de atrás del auto con dos menores de edad, uno de ellos con discapacidad, la abordaron a una camioneta y la llevaron a la “Base Pescador”, a la entrada al puerto”. Cindy dice que a Sulub Cimé lo subieron a una unidad aparte y no sabe a dónde se lo llevaron, pues ya no volvió a saber nada de él.

A ella y a los niños los revisaron policías varones, quienes, afirma, la obligaron a levantarse la blusa “para ver si no llevas nada”.

Más tarde Cindy fue tras-ladada a la Fiscalía General del Estado, donde volvió a ver al detenido a bordo de una camioneta de la SSP. Ahí, indica, cruzaron la miradas, pero no tuvieron contacto. “Estaba vivo”, externa.

Ya no volvió a saber de él, pues la llevaron a un cuarto “para que estés más segura”, hasta que entre las 5 y las 6 de la mañana se le acercó una persona de la FGE a preguntarle si su pareja consumía alguna droga o medicamento, pues “acaba de morir de un infarto”.

Te puede interesar: Codhey investiga el caso de un hombre fallecido en una patrulla de la SSP

Lo anterior contradice al escueto boletín que emitió la SSP, ya que en él se indicó que el sujeto murió durante el traslado a la cárcel pública y no a la FGE. Además, la mujer señala que en la detención participaron más de 10 policías y la SSP habría puesto a disposición a tres en la investigación del hecho.

Cerca de las 10 de la mañana, relata Cindy, la abordaron a un vehículo de “Atención a víctimas” y le dijeron que la iban a llevar a Progreso, por lo que no estuvo en calidad de detenida, pero en el camino el chofer recibió un llamado y la regresaron a la FGE, donde permaneció hasta la 1 de la tarde, para luego ser trasladada a su casa en Progreso.

La mujer enfatizó en tener miedo de lo que le pueda pasar, pues dijo saber de advertencias en su contra por lo que sabe, y responsabilizó a la SSP de lo que le pueda pasar a ella, a sus hijos y a su familia en general.

Hasta el momento se desconoce el motivo de la detención, y solo se sabe que Sulub Cimé denunció en noviembre pasado que era hostigado por policías de Progreso y de la SSP vestidos de civil.

Familiares aceptaron que el hombre estuvo en la cárcel por narcomenudeo, pero que salió en junio del año pasado y desde entonces lo perseguían los policías.

Una versión no confirmada de la detención es que el hombre sabía el paradero de un cargamento de 30 kilos de cocaína que habría llegado al puerto.

Sin resultados aún

La SSP tampoco ha dado más información al respecto y la Fiscalía General del Estado, después de 36 horas, dijo no tener el resultado de la autopsia, aunque las hijas del occiso aseguran que vieron el cadáver y tiene la cara golpeada y una parte del cráneo sumida, por lo que, advierten, no van a dejar impune la muerte.

“Los policías también mataron al boxeador Vladimir Ravell y tiraron su cuerpo en el basurero, ese caso está impune, pero el de mi papá no va a quedar impune”, dijo una de las hijas, quien pidió el anonimato.— Megamedia

Síguenos en Google Noticias

Carlos Loret de Mola

Respuesta mexicana, debilitada

Cartón de Tony: ¿Y dónde quedó la Vilita?