in

Limpieza en Chichén Itzá para la reapertura

Optimismo de artesanos por la reapertura al turismo de Chichén Itzá

Posibles nuevas reglas inquietan a los artesanos

VALLADOLID.— Las zonas arqueológicas de Chichén Itzá y Ek Balam se preparan para abrir el acceso a los turistas, a quienes se espera comiencen a llegar en los próximos días, mientras tanto ya se llevan al cabo las labores de limpieza en los paradores.

De acuerdo con datos obtenidos, en la zona arqueológica de Chichén Itzá, programada para abrir sus puertas el próximo día 22, trabajadores del INAH y de Cultur arreciaron las labores de limpieza.

A pesar que durante la pandemia, los trabajos de mantenimiento no se detuvieron, y ahora se intensificaron para que todo esté listo para la apertura.

Sin embargo, hay incertidumbre entre los más de 500 artesanos que venden en el interior de la zona, ya que hasta ahora no han recibido ningún tipo de indicaciones para cuidar los protocolos de salud, aunque ellos acudirán de manera normal para ocupar sus espacios como lo hacían antes de la pandemia.

Aunque contentos por la apertura de la zona arqueológica, los artesanos también han manifestado su nerviosismo, debido a que les podrían imponer nuevas normas y condiciones para poder entrar a trabajar, lo que podría desencadenar en un conflicto en el lugar.

Según indicaron, ojalá no cambien las cosas y el próximo 22 del presente entren a trabajar sin problema. Los conflictos podría suscitarse si la permanencia de los artesanos es selectiva, es decir que dejen entrar a unos y a otros no.

Por el momento, aunque no están vendiendo casi nada, varios de los artesanos salen todos los días a ocupar las orillas de la banqueta que separa el acceso a la zona arqueológica con la comisaría de Pisté, aprovechando el cruce de los vehículos que van hacia Mérida en la vía libre o vienen a la ciudad.

En la zona arqueológica de Ek Balam, cuya apertura fue autorizada para ayer lunes, los trabajadores aprovecharon para acudir a limpiar el parador y deshierbar el camino de acceso hasta donde se encuentran los edificios mayas, y es justamente donde se instalan los artesanos de ese lugar.

Se espera que para hoy martes todo esté listo para que empiece a operar con la nueva normalidad, aunque es claro que hasta el momento no llegan los autobuses con grupos de turistas como antes de la pandemia, al parecer porque las agencias de viajes y otros operadores que están ubicados en Quintana Roo, aun no programan los tours hasta esa ciudad maya.

Ambas zonas arqueológicas dependen en gran parte del turismo que llega de Quintana Roo, desde donde se organizan para traer a los visitantes, en su mayoría extranjeros, de modo que solo están a la espera de que empiecen a traerlos.— Juan Antonio Osorio

 

“Nos están perjudicando”