in

Madrugan para disfrutar de la playa del malecón de Progreso

Paseantes rentaron camastros para pasar el día de Independencia en la playa del malecón de Progreso. Unos llegaron con bebidas y botanas

Decenas de personas aprovecharon que ayer jueves fue inhábil, por el aniversario 211 del inicio de la Independencia de México, para disfrutar de las playas del malecón tradicional de Progreso, que desde el sábado 11 pasado ya no se cierran los sábados y domingos

Aunque la afluencia de gente no fue la esperada, según dijeron algunos comerciantes, desde temprana hora llegaron grupos de jóvenes y familias completas.

Turistas nacionales, unos cuantos extranjeros, mucha gente de Mérida y algunos de otros municipios yucatecos se concentraron en esas playas para mitigar el calor de poco más de 30 grados.

Hombres y mujeres, niños, jóvenes, niños y adultos, se metieron al mar.

Aunque otros, como Asunción Poot, prefirieron solo caminar en la arena.

Doña Asunción, vecina del sureño Tzucacab, llegó a la playa con sus hijos.

Madrugaron, pues el viaje de su pueblo al puerto es de dos horas y media aproximadamente. Una vez que llegaron, ella se dispuso a caminar del brazo de su hijo Aurelio Villanueva.

El paso de la mujer llamó la atención, pues entre tantos paseantes que vestían bikinis, shorts, bermudas, pareos y trajes de baño, era la única que lucía un colorido hipil bordado.

“La estoy pasando bien. Me gusta todo: la playa, la gente… todo está bonito”, dijo la visitante, luego de asegurar que solo estarán un rato y que no se meterá al mar.

Quienes sí viajaron a Progreso con la intención de bañarse fueron Marlene Torres y su familia. “Estamos disfrutando mucho. El mar está muy bonito, no hay mucho sol y estamos en familia”, dijo la mujer.

Vecinos de Mérida, ellos llegaron al puerto a las 9 de la mañana.

“Venimos temprano antes que haya aglomeración, y estamos respetando la sana distancia”, aseguró la paseante, tras comentar que tenía tres meses que no visitaba la playa. “Con eso de que estaba cerrada, no habíamos podido venir y por eso hoy aprovechamos”.

Marlene no se quedó a comer, pues, dijo, después del mediodía llegaría más gente. “Solo estamos un ratito más y regresamos a Mérida; desayunamos y a descansar”.

Como Marlene, otros más aprovecharon las primeras horas de la mañana para disfrutar de la playa.

En efecto, a partir del mediodía aumentó la llegada de visitantes, entre ellos personas que con detectores de metales recorrieron la playa para buscar monedas y joyería, principalmente.

Los restaurantes colocaron mesas, sombrillas y camastros a lo largo de la playa del malecón.

En la arena se vio a niños hacer castillos en la arena, a familias tomarse fotos, a personas leyendo.

Los vendedores tampoco faltaron, como una mujer que ofrecía salvavidas y cubos y palas para jugar en la arena. “No hay mucha gente, tomando en cuenta que es día festivo”, dijo ella, para luego señalar que ojalá en la tarde lleguen más visitantes.— Iván Canul Ek

Día festivo triste

Nelly Ávila, quien atiende un puesto de ropa y accesorios de playa enfrente del malecón, calificó al día triste porque no llegó el numero de paseantes que se esperaba.

Primera semana

“Y eso que es festivo”, dijo la vendedora, quien agregó que quizá porque es la primera semana que esta playa se abrió hasta sábado y domingo y muchos aún no lo saben.

Ventas bajas

“Yo espero que conforme pasen las horas llegue más gente, y ojalá Dios quiera porque no hay venta, están muy bajas primero por la pandemia y luego porque cerraban la playa”.

Invitación

Doña Nelly aprovechó para invitar a la gente a visitar Progreso. “Que vengan a comer, que disfruten su pescado; además el mar está precioso y hay mucho calor”, expresó.

Jorge Castañeda. AMLO, castrista

Un sexagenario mató de un escopetazo a su sobrino en Tekit