in

Mal augurio en educación

Protesta por la reforma educativa de Enrique Peña Nieto. Según la Unión de Padres de Familia

No se espera una solución a corto plazo, consideran

Los reveladores y poco afortunados resultados en materia de educación básica en Yucatán que arrojó el estudio Medición Independiente de Aprendizajes (MIA), de las que dio cuenta el Diario, confirma algo que dejaban más que claro las desaparecidas pruebas PISA y Planea.

Esto, sumado a la extinción del Instituto Nacional de Evaluación Educativa (INEE) y la negativa de docentes afiliados a la Confederación Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) a ser evaluados, no augura a corto plazo una solución efectiva del problema, señala el psicoterapeuta Genaro Pineda Martínez, presidente en Yucatán de la Unión Nacional de Padres de Familia (UNPF).

En entrevista con el Diario, Pineda Martínez comparte la preocupación de miles de padres de familia que ven cómo el rezago educativo afecta el desempeño de sus hijos y frena sus potencialidades.

“Durante la administración del presidente Enrique Peña Nieto apostamos por una educación más personalizada enfocada en el ser individual desarrollando sus potencialidades y capacidades; la estrategia podía ser buena, pero los docentes no estaban preparados para llevarla al cabo”, dice.

“Por otro lado, no hay que perder de vista la situación de los padres de familia, muchas veces ambos trabajan y no le pueden dedicar a los hijos todo el tiempo que requieren ni estar pendientes de sus tareas, de apoyarlos, y esa falta de apoyo también incide en los pobres resultados obtenidos”, añade.

El entrevistado considera que sería desafortunado que el gobierno federal echara abajo la reforma educativa sin valorar sus aciertos ni rescatar lo mejor de ella, pero destacó que, mientras el gobierno se siga sometiendo a la voluntad de la CNTE, resultados como los obtenidos por la medición realizada en Yucatán por la Universidad Veracruzana en coordinación con el Centro de Estudios Superiores en Antropología Social (Ciesas) se seguirán presentando.

“Promover a alumnos de grado sin estar preparados, sólo por asistir a clases, es un desacierto y un retroceso en educación; esto no abona nada bueno a la solución de un problema que ha quedado de nuevo evidenciado con las cifras que recién fueron presentadas para Yucatán”.

Asimismo, el presidente local de la UNPF recomienda a los padres de familia que no esperen que la escuela les resuelva las necesidades educativas de sus hijos, que busquen ayuda y se acerquen a agrupaciones como la que él preside donde periódicamente se organizan platicas y talleres tendientes a ofrecer estrategias que permitan a estos apoyar el desarrollo escolarizado de los pequeños.— Emanuel Rincón Becerra

 

Los Leones ganan el último en casa ante los Acereros

Cartón de Tony: Caribe mexicano entre aguas