in

Mal día de crucero

Pasajeros del “Carnival Fantasy” se dirigen al malecón de Progreso. A la izquierda

Pocos turistas del “Fantasy” van a la playa y no gastan

PROGRESO.— El segundo crucero de esta semana no cumplió ayer jueves con las expectativas de los prestadores de servicios, pues en la ciudad se quedaron pocos turistas del “Carnival Fantasy”, que llegó temprano procedente de Cozumel con 2,449 pasajeros.

El barco atracó a las 7:33 de la mañana en la terminal remota y una hora después comenzó el desembarque de los turistas.

Pero, como ya es costumbre, muchos extranjeros abordaron autobuses para trasladarse a las zonas arqueológicas, Mérida y Telchac Puerto.

Un grupo de 50 pasajeros se trasladó al final del malecón, donde se encuentra el parador turístico de las letras de la ciudad, se tomaron fotografías y, después, entraron a un restaurante que se ubica al lado del asta bandera monumental y que cuenta con servicio de playa.

Grupos de pasajeros abordaron carros turísticos para recorrer la ciudad.

Pocos turistas estuvieron en el tianguis artesanal y restaurantes de la calle 80 y del malecón.

Pocas palapas y sombrillas fueron ocupadas. No se prestó servicio de paseos de banana porque los extranjeros no lo contrataron.

Solo tres módulos de masajes, de los 10 que funcionan en la playa, tuvieron regular clientela; los demás tuvieron uno o dos clientes, así que para las masajistas fue un mal día.

También fue un mal día para la mayoría de los vendedores. Uno logró vender un cesto en 25 dólares ($485), fue la única buena venta que hizo en la jornada turística.

Los prestadores de servicios consideraron que el fuerte calor tuvo mucho que ver en la baja afluencia de los pasajeros, pues luego de recorrer un rato la playa retornaron al barco, el cual cuenta con clima artificial en sus camarotes y salas de esparcimiento.

La semana de cruceros se inició bien el martes, pues unos poco más de 600 pasajeros del “Carnival Valor” se quedaron en la ciudad y gastaron.— Gabino Tzec Valle

 

Yucatán vence a Oaxaca y llega a cuatro al hilo

El Cartón de Tony: Juego de trenes