in

Mantiene su lucha por la verdad detrás de la muerte de su esposo en Peto

PETO.— Hoy se cumplen cinco meses del supuesto asesinato de Ronald Richmond Díaz, cuyo cuerpo fue encontrado colgado de un árbol en la vera de la carretera Xoy-Chacsinkín, el 8 de abril pasado.

PETO.- Este martes se cumplen cinco meses del presunto homicidio de Ronald Richmond Díaz, cuyo cuerpo se encontró colgado de un árbol en la vera de la carretera Xoy-Chacsikin el pasado 8 de abril.

Como se ha informado, Deimy Dzul Matus -esposa del fallecido- lleva varios meses buscando el apoyo de las autoridades para dar con el o los responsables del fallecimiento de su esposo, pero el caso está estancado.

El pasado 13 de junio, la mujer asistió a una audiencia en el Palacio de Gobierno, donde le ofrecieron ayudarla para agilizar las investigaciones, pero eso no sucedió. Dice que no se volvieron a comunicar con ella.

Sin apoyo para las investigaciones

Cuenta que la reunión con el gobernador Mauricio Vila Dosal se dio luego de una gira de éste por la villa. En ese encuentro incluso le pidió a través de un documento que la ayudara para que la Fiscalía agilizara el proceso de investigación.

"Le explique que las investigaciones no avanzaban y no se ha hecho el tercer peritaje para esclarecer el asesinato de mi esposo. Se comprometieron a ayudarme y me dijeron que van a ver que se agilice todo, pero no se volvieron a comunicar conmigo".

Señala que en la carpeta de investigación no está el reporte oficial de la policía municipal sobre los hechos de ese día, algo que le parece sospechoso. No obstante, reconoce que los informes se podrían falsificar, aún así le parece grave este hecho.

La Fiscalía, dice, justifica la demora debido a la crisis sanitaria del Covid-19, " pero todos sabemos que eso solo es un pretexto, pues una enfermedad no es un pretexto valido para no investigar un asesinato".

¿Por qué alega de que no fue un suicidio?

En su momento, Deimy Dzul señaló que su esposo era auxiliar administrativo de la zona 027 del Medio Indígena con cabecera en Tixmehuac, donde tenía base y un trabajo estable.

No obstante, dice que su esposo tuvo problemas con elementos de la policía municipal de Chacsikín, donde la pareja vivía antes. Dice quelos agentes anteriormente ya lo habían golpeado y torturado.

La mujer dice que incluso aún hoy la persiguen por la policía municipal de esa localidad.

Dan a conocer el supuesto exorbitante sueldo de Galilea Montijo