in

Más deterioro por las lluvias

Enormes baches obstaculizan el tránsito en el camino de acceso del crucero de Alfonso Caso a San Marcos

Enormes baches en transitada vía en abandono

TEKAX.— Las recientes lluvias han deteriorado aún más el camino de acceso del crucero de Alfonso Caso hasta la vía a San Marcos, camino que comunica a varias comisarías de Tekax.

Prácticamente se ha vuelto un dolor de cabeza para los conductores pasar esos kilómetros de carretera deteriorada, donde se han formado enormes hoyancos que dañan todo tipo de vehículos y también han ocasionado accidentes.

El problema aumentó debido a que las lluvias recientes ocasionaron que los baches crecieran con mucha rapidez, de tal manera que hay tramos donde no hay manera de evitar caer en los hoyancos.

Ruta obligada

Para llegar a las comisarías de San Gaspar, López Portillo, Becanchén, Cutzá, San Diego, Nohalal, Ayim, entre otras comunidades, las familias tienen que pasar a fuerza por ese tramo, que cada vez está más deteriorado.

Desde hace varios años que piden la repavimentación de la carretera, pero la última obra que se hizo en ese tramo concluyó aproximadamente a un kilómetro del crucero de Alfonso Caso hacia Becanchén.

Cabe señalar que este camino es altamente transitado, debido a que es la misma vía que utilizan las personas que van a trabajar a Valle del Sur y también es el camino de acceso de los tráiler, operados para cargar producto en ese lugar.

En ocasiones, son los mismos trabajadores de Valle del Sur quienes suelen tapar los baches con “sascab” o tierra para tratar de minimizar el problema.

No obstante, con el inicio de las lluvias, todo se salió de control y se observan enormes baches que tienen una profundidad de más de 30 centímetros, lo cual ocasiona desperfectos en los vehículos que circulan por el lugar.

Pese a ser antigua la petición, hasta el momento no ha habido ninguna respuesta de las autoridades sobre la repavimentación de la vía o nada se ha hecho oficial.— Miguel Á. Moo Góngora

Enriquecen la labor de periodistas

Cartón de Tony: De su propio chocolate