in

“Mazazo” a la pesca de ribera

Lancha en la que cuatro ribereños salieron del muelle La Caleta para ir a Cayo Arenas por huachinango

La gasolina cara les obliga a pasar 6 días en alta mar

PROGRESO.— El alto precio de la gasolina golpea severamente a la pesca ribereña, pues los pescadores no solo se alejan de la costa para capturar especies de escama que no están en veda sino, además, se ven obligados a permanecer de tres a seis días en alta mar a fin de que sea costeable el viaje.

Hay ribereños de pesca diaria que también se alejan entre 15 y 20 millas (entre 27.78 y 37 kilómetros) de la costa. Zarpan a las 6 de la mañana y retornan a las 4 de la tarde, emplean buena cantidad de combustible, cuyo precio se incrementó.

Debido a que los motores fuera de borda que emplean las embarcaciones ribereñas son de cuatro tiempos, de los llamados ecológicos, usan gasolina Premium, que tiene precio de $21 el litro.

En el playón poniente de este puerto, donde tienen su base grupos de ribereños, José Acosta Azueta dijo que para salir a pescar a 20 millas lleva 100 litros de gasolina Premium, más los aditivos para el motor.

El gasto solo en combustible y aditivos es de unos $2,300, además de lo que invierten en el hielo y los víveres que lleva la lancha.

Con lo que obtienen en la pesca con redes, apenas sacan para los gastos de avituallamiento y cada uno de los tres pescadores alcanza a ganar de $250 a $300 en dura jornada en alta mar.

Del muelle La Caleta, Antonio Rivero Manzano, “Moreno”, y tres pescadores más zarparon en una lancha de 27 pies de eslora hacia Cayo Arenas para pescar en la Sonda de Campeche. Pasarán seis días en alta mar.

Llevaron 600 litros de gasolina Premium en dos tambores, de 200 litros cada uno, y el resto, en cinco bidones, de 50 litros cada uno.

También llevaron jamón, queso, pollo, carnes rojas, tortillas, pan francés, refrescos embotellados, horchata, agua purificada y hielo para conservar el pescado.

En la zona de Cayo Arenas, ubicada a poco más de 100 millas (185.2 km) de este puerto, los ribereños pescan huachinango, especie de escama que no está en veda.

Si les va bien, traerán unos 500 kilos, aunque el “Moreno” comentó que lo ideal es lograr 1,000 kilos.

En la pequeña embarcación se acomodan para dormir y preparar los alimentos que consumen.

Los pescadores dijeron que hacer “rancho” en alta mar y lejos de la costa es la única forma en que el viaje puede ser costeable. por el elevado precio del combustible.— G.T.V.

Hasta mil litros

El pescador Ramiro Beltrán expresó que hay lanchas ribereñas que navegan grandes distancias para tratar de obtener buena captura, tanto de huachinango, carito, canané, pargo, rubia y otras especies de escama, y para ello emplean hasta 1,000 litros de gasolina, la cual cada día es más cara.

Sin subsidio

Afirmó que la actividad más afectada por el alto precio de la gasolina es la pesca porque no hay subsidio.

“Unplanned” llega en medio del debate por la despenalización del aborto

El IMSS: Falta educación para prevenir males