in

Mérida, “punta de lanza” de modelo de conocimientos

El académico venezolano Francisco González Cruz en reciente visita a esta casa editorial. Lo acompañan el director editorial del Diario

Rescate del valor social

“La Mérida de Yucatán tiene un tejido social fuerte, tiene calidad de vida, y eso es reflejo de ese tejido social que han logrado aquí”, señaló el académico venezolano Francisco González Cruz al abundar sobre el modelo de colaboración de Las Méridas del Mundo.

“La historia sirve para entender, son conocimientos de fuertes valores y con este proyecto de Las Méridas del Mundo buscaremos que tengan eco. Hay que recoger esas experiencias positivas y ver a dónde nos lleva”, dijo en su visita al Diario.

“Con una dirección y las coincidencias de que debemos iniciar el trabajo de recomposición del capital y tejido social venezolano, empezaremos a compartir historias de éxito”.

Como punto de partida de este proyecto, el columnista propuso una entrevista de Diario de Yucatán con su gemelo Fortunato González Cruz, quien fue alcalde de la Mérida venezolana y director de un periódico que el gobierno mandó dinamitar porque era un aliado de la Iglesia católica.

Por parte del periódico “Los Andes”, sería a la escritora yucateca María Teresa Mezquita, historiadora y promotora cultural. El objetivo es que ambos entrevistados compartan sus historias de éxito.

“Sabemos que aquí en Mérida hay algunos peligros (de recortes culturales) como el Museo Ateneo y la Orquesta Sinfónica, a veces se montan proyectos que absorben, es la misma lucha que hacemos en la Mérida venezolana”, refirió el académico.

“La frondosidad del árbol la explica la fortaleza de las raíces y la tierra buena”, dijo. “En Venezuela ya se hicieron sobre las experiencias del estado de Táchira y el tema de la frontera como equipo de solidaridad que está funcionando porque es como si no hubiera frontera (colinda con Colombia)”.

Durante la entrevista afloraron las penurias que viven los venezolanos con el régimen de gobierno que encabeza Nicolás Maduro.

También su salida de su país, que duró tres días de viaje en caminos rurales y pago de 30 cuotas ilegales a policías, militares e insurgentes que vigilan la frontera con Cúcuta, Colombia, el principal punto de salida de venezolanos a otras partes del mundo.

“No hay gasolina en Venezuela, no hay gas. En mi casa cocinamos con leña, la electricidad cuando llega falla, no hay”, relató. “Para venir a Mérida me tardé tres días en una fila pagándole a los oficiales la gasolina”.

“Antes se regalaba la gasolina en mi país y cuando se empezó a cobrar pagabas poco, valía más de precio de un cafecito. Ahora hay que pagar de dos a cuatro dólares por litro sin saber si está mezclado porque (los combustibles) vienen en botes”.

Problemas sociales

“Imagínense que el Chapo Guzmán o cualquier delincuente agarre la presidencia de un país, eso es lo que nos pasó en Venezuela, pero con cuatro Chapos Guzmán”, dijo González Cruz. “Las mafias dominan las fronteras, es un tema muy complejo y se puede pasar una semana hablando del tema”.

“Hay deficiencia en el capital social y en el capital humano porque la universidad de conocimiento murió”, lamentó.

Sobre Las Méridas del Mundo, compartió que “este proyecto periodístico busca recoger la experiencia de lo actual, y las proyecciones que puedan darse serán como lecciones de vida”.

“Si no hay el Ateneo (una institución privada sin fines de lucro que sirve para la reflexión, discusión, innovación de todas las formas de expresión creativa), si no hay el diario independiente, si no hay la plaza pública para la interacción, si no hay la universidad libre y autónoma, no hay nada”.

“No es la obra física, no es el tren, no es la estatua, no es el hotel… es la gente, es el capital humano, la capacidad de escuchar, conversar, llegar a acuerdos, ese es el desarrollo del capital social. Es la tiendita, el hombre que transforma el producto y le agrega valor”.

“La denominación de capital social es cómo se agrega valor en el proceso de formación, que es más importante que un muchacho, como Noé Flores, que transforma un coco en un producto de alto valor, de cómo cuidar las abejas para que sigan produciendo miel y cómo hacer que la miel llegue en forma atractiva al mercado global y local, esto es lo que se persigue con este proyecto, que no es de laboratorio, sino que tiene un alto componente humano y tiene que fluir como fluye la vida”.

A su parecer, funcionaría con la publicación de historias, crónicas, cuentos que sean verdad. Los periodistas deberán escribir para que conozcan la vida real y las Méridas de Venezuela y de Yucatán serán la punta de lanza, pero hay muchas historias en el estado y el país en general.

El maestro

¿Por qué a Armando Manzanero (el cantautor yucateco recién fallecido) lo quieren en el mundo?, planteó. “Soy geógrafo, vivo en una comunidad donde somos poquitos. ¿Qué hizo él de adicional que despertó esa ternura en el mundo? Yo conocía a (la cantante) Tania Libertad y cuando hablaba con ella no dejaba de hablar del amor y el cariño que derrochaba Manzanero por su tierra, por su arte”.

La escritora Tete Mezquita recordó en ese momento que Armando Manzanero dio un concierto en la Mérida venezolana en 2008 con motivo del aniversario 450 de esa ciudad sudamericana, ahora con su fallecimiento la reprodujeron en la televisión como un homenaje al artista yucateco.

¿Qué impacto esperan?, se le preguntó.

“Que la gente y el lector entiendan el valor que tienen él y su entorno, que conozcan las bases culturales que lo soportan. Se llama conocimiento, conocer desde cómo se llama un árbol, un pájaro, cómo se elabora la artesanía, disfrutar la comida, la conversación de uno con el otro”.

“La pandemia del coronavirus tiene una virtud: hizo que la gente se reencontrara con su casa, con su familia, con su barrio donde pueden conversar, tomar un café, y eso es lo más valioso; es el camino del desarrollo humano, la gente que se encuentre con este contenido lea que es algo sustantivo, y eso explica por qué Yucatán sea lo que es”.

“Hay que difundir cuáles son los lugares que han tenido más éxito contra la pandemia, ir a los pueblos, ver cómo la gente se cuida, cómo ejercen la solidaridad.

“Hay que prepararnos porque la pandemia que viene es más fuerte que esta de salud”, expuso. “Es la pandemia del caos financiero, cuando la burbuja financiera estalle, y estallará porque no puede depender que todo lo que pongan en el árbol de Navidad provenga de China y se abandone lo local”.

Por último, el ingeniero petrolero Jesús Alberto Hernández Gallardo, otro de los integrantes del proyecto, criticó el comercio que se promueve en Playa del Carmen y Cancún, Quintana Roo, porque no es un buen modelo al no favorecer lo local. (Continuará).— Joaquín Chan Caamal

Insumos Importación

Jesús Alberto Hernández dijo que muchos productos que consumimos son de China.

Salsa yucateca

Las salsas pibil y picantes ya las hacen en China cuando en Yucatán se prepara la salsa de chile habanero original, comentó. Incluso, con ideas de ingenieros venezolanos se mejoran procesos y productos.

Velas modernas

Como ejemplo puso la elaboración de veladoras y velas. Antes se fabricaban con parafina y ahora se le agrega aceite vegetal para que las veladoras tengan mayor duración y sean menos contaminantes.

Alimento

Otro ejemplo es la fabricación de avena de sabores. Esa fue una innovación de otro venezolano que agregó saborizantes naturales y hoy día se experimenta con miel orgánica y esa esencia natural producida localmente.

Licor maya

“Me pasó algo singular en el hotel cuando llegué”, terció el académico Francisco González. “El primer trago que quería probar fue xtabentún (licor de origen maya). Me dijeron que no tenían, me ofrecieron otros licores, lo rechacé y me dijeron que tenía el paladar muy fino. Yo quería probar el trago local, tuvieron que salir a comprar una botella de xtabentún. ¿Dónde lo compraron?, seguramente a los vendedores de afuera y el capital de ese producto se va a otro lado”.

Cartón de Tony: Profecías de Nostragamus (III)

''Canelo'' tendría ''tres o cuatro'' peleas en 2021