in

“Milagro” para jardinero: Roban su triciclo y una pareja le obsequia otro

Mateo Canché Puc con la pareja que le obsequió un triciclo

TIZIMÍN.— Tras un llamado en redes sociales, Mateo Canché Puc, quien vende plantas de ornato, recibe víveres y dinero luego que se dio a conocer que le robaron su triciclo hace unos días.

Pero una sorpresa mayor tuvo anoche.

La tristeza y desesperación invadían a don Mateo, quien tiene 80 años quien ha vendido plantas de ornato la mitad de su vida.

Su caso fue dado a conocer en redes sociales y comenzó a recibir apoyo de víveres y unos cuantos pesos, como los que recolectó ayer por la mañana frente a un supermercados.

Sin embargo, no creía posible reunir lo que necesita para comprar otro triciclo.

El hombre vive solo en una casa ubicada en la calle 63-A entre 60 y 62 de la colonia Santa Rosa de Lima.

Hasta antes que le robaran su vehículo, todos los días se levantaba, acomodaba sus plantas e iba al Centro donde pasaba el día mientras esperaba a algún interesado en comprar una planta.

El robo ocurrió el viernes cuando salió a realizar unas diligencias y olvidó colocar el candado a su reja.

Al amanecer se llevó la desagradable sorpresa de que le habían robado, ya que buscó por todos lados pero no encontró el triciclo.

Sus vecinos se enteraron de su caso y lo publicaron en Facebook a fin de ayudarlo a reunir el dinero que requería para comprar otro triciclo, pero pocos habían respondido al llamado.

Canché Puc dijo que varias personas lo habían visitado para tomarle fotos a sus plantas y para conocer de cerca el caso, por lo que esperaba que en los próximos días pueda contar con un vehículo para continuar con la actividad que le permite tener un sustento.

“Aunque no sea nuevo, pero es parte de mis pies, pues como ven mi espalda está lastimada porque de joven fui jardinero y una vez me caí de un árbol y quede así, pero me gusta trabajar”, recordó mientras preparaba atole de maseca con sal.

Pero no tuvo que esperar mucho, debido a que anoche, cerca de las 9, ocurrió el “milagro”: recibió otro vehículo.

Enterados de su caso, una pareja de esposos llegó con el triciclo hasta las puertas de su casa.

Los benefactores son los esposos Carlos Balderas Rosado y María Ángela Dorantes Oy, quienes aceptaron unas plantas a cambio, a insistencia de don Mateo.— ISAURO CHI DÍAZ / WENDY UCÁN CHAN

Mérida es la capital más transparente en la crisis del Covid-19

Precisión de bolsas y popotes: regularán su uso, no lo prohibirán