in

“Narcomantas”, frecuentes

Un presunto policía de Muna con la “narcomanta” que habrían descolgado de la entrada de la población

Se incrementan las amenazas a altos mandos del Estado

MÉRIDA.— Yucatán es considerado el estado más seguro del país, sin crimen organizado o muertes relacionadas con el narcotráfico, hasta ahora.

En los últimos tres meses han aparecido “narcomantas” en el vecino estado de Quintana Roo que han prendido los focos rojos en Yucatán.

Los “narcomensajes” no son cosa nueva, de 2018 a la fecha se tiene conocimiento de al menos cinco de estas amenazas en las que se ha mencionado a altos mandos de la Secretaría de Seguridad Pública, entre ellos al mismo secretario Luis Felipe Saidén Ojeda.

En diciembre de 2018 comenzó a circular en redes sociales un vídeo en el que aparecía un grupo de hombres armados que acusaron a la SSP de proteger al cártel del Istmo de Oaxaca, encabezado en Yucatán por los hermanos Armando y Wílbert Bautista Epitacio, el primero recluido en el penal de Mérida luego de un enfrentamiento a balazos con la policía en Sodzil Norte.

En ese vídeo se acusa directamente a Carlos Eduardo Flores Moo, actual director de la Policía Estatal de Investigación (PEI), de proteger a estos delincuentes, al comandante “Lobito” y al comandante “Héctor”.

El presunto criminal que menciona el mensaje señaló a Saidén Ojeda como el negociador entre la SSP y los criminales para “mantener la seguridad en Yucatán” y le exigió dejar de proteger a “los hermanos Epitacio”.

La Policía negó las acusaciones.

En Muna

Incluso, el sábado 29 de diciembre de 2018 circuló la fotografía de una “narcomanta” que presuntamente fue descolgada de la entrada de Muna. En ella se mencionaba que “Saidén Ojeda y sus perros comandantes dan protección a Armando y Wílbert Epitacio”.

Meses después, en marzo de 2019, en el puente ubicado en la carretera Mérida-Peto apareció una narcomanta en la que se involucraba a un policía municipal de Peto.

Los mensajes dirigidos a Yucatán, a la SSP y al comandante Flores Moo han sido más frecuentes en los últimos meses.

El pasado mes de noviembre, en Cancún, la policía de esa ciudad halló una “narcomanta” con amenazas dirigidas a una familia de Kanasín.

El mensaje acusaba a varias mujeres de robarse droga y haber traicionado a un grupo de delincuentes para trabajar con el cartel del Istmo de Oaxaca: “Va para ti Gladis Pamela Gonzales Sobernais q estas escondida en Kanasín Mérida. Te pasaste (…) voltiandote con los Epitacio” (SIC).

El mensaje dejó al descubierto a una supuesta red de corrupción, pues las mujeres amenazadas estarían protegidas por la policía de Kanasín, por el comandante Héctor Guy Freire y un comandante apodado “Ballina”.

El segundo, se sabe, fue “banqueado” por la SSP y actualmente estaría bajo investigación.

Unas semanas después apareció en un parque de Cancún otro mensaje con amenazas de muerte y en el que se acusaba al comandante Carlos Eduardo Flores Moo de proteger a presuntos delincuentes identificados como “Jesús Antonio”, “El Panteras” y José Luis Flota (a) “Chano”, quienes operarían en Progreso, Mérida y Kanasín con la protección del director de la PEI y un comandante apodado “Greñas”.

Esta “narcomanta” apareció un día después de que la PEI detuvieron en el periférico de Mérida a tres sujetos que cometieron un violento asalto en el fraccionamiento Polígono 108.

En la detención, se supo de manera extraoficial, se les encontraron armas de uso exclusivo y drogas a los presuntos delincuentes, pero los agentes que participaron en la operación solamente habrían reportado las armas.

Caso más reciente

El pasado martes 12 apareció en Cancún otro mensaje en el que se menciona, de nuevo, al comandante Flores Moo y a otros altos mandos de la policía yucateca como Camargo, quien era el director operativo de la costa hasta noviembre, cuando cuatro policías fueron acusados de matar a un joven detenido con dos dosis de droga, y el comandante Ríos Covián, subsecretario de servicios viales de la SSP.

Si bien la policía ha negado en otras ocasiones la presencia del crimen organizado en Yucatán, jamás han manifestado alguna investigación contra el tan mencionado comandante Flores Moo, a quien también se le atribuyó, en su momento, ordenar el levantamiento de Gaspar Sulub Cimé, progreseño que murió en una patrulla luego de ser detenido y presuntamente torturado en febrero del año pasado.— MEGAMEDIA

 

EE.UU. tomaría otra vez un caso

La Uady exentará 50% en inscripciones