in

“No necesitan” una obra en Valladolid

Una de las lonas fijadas en casas y negocios que se ubican en la Calzada de los Frailes

Repudio a que destruyan una vía

VALLADOLID.— Vecinos de la calzada de los Frailes, se manifestaron molestos debida a los planes que tiene el Ayuntamiento para ejecutar una obra en ese lugar que implica la destrucción del concreto estampado y la afectación, por lo menos los siguientes siete meses, a los diversos negocios que se ubican en esa zona.

En su momento publicamos que el gobierno federal, a través de Sedatu, pretende invertir en esta ciudad $150 millones en seis obras, entre ellos la remodelación del mercado municipal, el parador del cenote Zací, y el mejoramiento de la imagen de la Calzada de los Frailes. También pretende repavimentar las cuatro calles que rodean el cenote Zací, reconstrucción del mercado de artesanías y construir un edificio para atender asuntos para la paridad de género.

Las inconformidades arreciaron en los últimos días en contra del alcalde, ya que en el caso de los locatarios del mercado, se niegan a ser reubicados en pequeños puestos de madera que les ofrecen en la calle 35-A, que ellos mismos consideran que son gallineros.

En ese sentido, ayer lunes surgió una inconformidad de las mujeres locatarias del mercado, ya que el ayuntamiento mandó retirar las puertas del baño, lo que representa un atentado contra la mujer, según dicen, pero en realidad es una manera de presionarlas para que se pasen a los locales que les ofrecen.

De la misma manera los artesanos del cenote Zací se inconformaron debido a que el Ayuntamiento no reconoce a tres de ellos que desde hace muchos años trabajan en el lugar, pero no figuran en el listado oficial.

Ahora la molestia es de los vecinos de la Calzada de los Frailes, quienes desde el sábado por la tarde fijaron lonas en las puertas y ventanas de sus viviendas y de los negocios, en las que dicen no estar de acuerdo con el proyecto que se pretende construir.

“Sí al embellecimiento, no a la calle de un solo carril”, dicen algunas de las lonas, pues se sabe que la obras implica la destrucción del concreto estampado de ese lugar, lo cual es uno de los atractivos de esa zona de la ciudad que empieza desde las cinco calles y concluye en el entorno de San Bernardino de Siena, en donde se proyecta casi todos los días el videomapping, que se ha convertido en un ícono turístico.

Los vecinos recordaron que luego de un año sin actividad, apenas se empiezan a recuperar económicamente y al alcalde y el gobierno federal se les ocurre hacer una obra en esa zona que en realidad “no lo necesita”.

Indica que lo único querequiere la calzada es mejorar la iluminación de todo el lugar.

Consideran que aunque no saben cuánto costará esa obra, serán recursos que echarán a la basura, pues se estaría destruyendo un lugar bonito para construir otra cosa, pero aseguran que si no es para embellecer el lugar, no permitirán que se lleve al cabo la obra.

Los vecinos tienen varias inquietudes y nadie les ha explicado nada, como el lugar donde dejarán sus autos, que les expliquen en qué consiste el proyecto, pero lo más grave es que cerrarán la calzada y se morirán sus negocios, afectando a micros y pequeños empresarios del ramo turístico, además de decenas de empleos que “seguro se volverán a perder”.— Juan Antonio Osorio

Nueva muerte en una cárcel de Yucatán: se presume suicidio

La corrupción, traba para el progreso de Centroamérica