in

“No pierdan ese amor”

A la izquierda

Nuestra Señora de Tetiz bendice el coso y la vaquería

HUNUCMÁ.— Estamos aquí reunidos para ver la transformación de la luz a través de María, que es nuestra luz y salvación, expresó anteanoche el obispo Pedro Mena Díaz ante la Virgen de Tetiz en la misa de bendición del coso, lleno de fieles, en la explanada de Sampool, donde anteanoche mismo se inició la Expo Feria de 2020.

La imagen de “La Pobre de Dios” lució un terno multicolor, rebozo rojo, mantilla blanca y corona dorada para presidir el inicio de la fiesta popular anual en su honor.

Tras presidir una ceremonia y salir de la céntrica parroquia San Francisco de Asís, la imagen de la Virgen ingresó al coso a las 8:30 de la noche, en medio de cantos y alabanzas de los devotos.

“Amar a María es acercarnos más a Jesús, ya que ella con su infinito amor quiere que nos salvemos al acercarnos a Dios”, dijo monseñor Mena Díaz, quien concelebró la misa con el párroco, de esta ciudad, Javier Castillo Domínguez.

“Esta fiesta en su honor le debe de llenar de satisfacción, ya que es una fiesta meramente mariana, lo cual hace que su hijo Jesús se muestre agradecido por estos actos piadosos y las festividades de los gremios y rosarios en su honor.

“Yo en lo personal me siento halagado por haberme invitado celebrar esta Eucaristía, junto con ustedes, y María debe estar más agradecida por estos homenajes que se le hace en estas semanas que pasa entre ustedes”, agregó el Obispo.

“No pierdan esa fe y amor a María”, pidió a los fieles.

Tras la misa, los sacerdotes bendijeron el ruedo, donde hoy viernes se inician las corridas de toros.

Después, se llevó la imagen de Nuestra Señora de Tetiz a la Concha Acústica, donde el alcalde José Alberto Padrón Romero coronó a la embajadora de la Expo Feria, Joeli Cuytún Romero.

Acompañó al edil Francisco Méndez Romero, organizador de los festejos populares.

Luego, se inició la vaquería, con la participación de numerosos grupos jaraneros.— Jorge Castilla Franco

Funesto aniversario

Ayer jueves, se cumplieron 65 años del funesto domingo 13 de febrero de 1955 que se vivió en Hunucmá por el derrumbe del coso en plena segunda corrida de toros de la feria popular anual en honor de la Virgen de Tetiz.

El saldo

Quince muertos y más de 200 lesionados, por aplastamiento.

Testigos de la historia

La crónica de 1955 se puede leer en la edición web del Diario.

Síguenos en Google Noticias

Mundo al día

Cartón de Tony: Si de cambios hablamos