in

No quieren una granja en Sitilpech

Arriba y a la izquierda

Manifestación en la sede del Poder Judicial federal

Un grupo de vecinos de Sitilpech, comisaría de Izamal de 2,000 habitantes, se manifestó ayer en las puertas de la sede del Poder Judicial de la Federación para exigir la suspensión definitiva de la granja de una empresa porcícola.

Con pancartas en mano, los manifestantes, integrantes del colectivo La Esperanza de Sitilpech, externaron su repudio a la granja que se instaló hace 6 años a un kilómetro de la población, donde actualmente hay más cerdos que personas.

“Juez escucha, Sitilpech está en la lucha”, gritaron una y otra vez los manifestantes, luego de narrar una serie de afectaciones derivadas de la contaminación del agua desde que se instaló la granja, donde se calcula hay 48,000 animales.

“Vamos a defender nuestros derechos, el agua que Dios nos regaló y otro viene a contaminar. Ahorita que podemos, hay que levantar la voz. Si no hacen justicia, nosotros vamos a hacer justicia”, expresó Ana María Chalé Pacheco.

Los vecinos reclamaron que no es justo que gente de fuera llegue al pueblo a invadir el agua y la tierra. “Si nosotros no las cuidamos nadie va a venir a cuidarlas por nosotros, así que pedimos y exigimos que escuchen al pueblo de Sitilpech”.

Los vecinos relataron que desde que se instaló la granja han visto afectaciones en la apicultura y la agricultura, pero lo más grave son las enfermedades gastrointestinales y de la piel que han padecido.

René Chí relató que un día que se fue el agua potable su papá se bañó con agua de pozo y a las pocas horas le aparecieron ronchas en la piel.

También se quejaron del mal olor y de las moscas verdes que han invadido al pueblo.

“Si los jueces no actúan, si no hacen nada por hacer este cambio, por hacer que la granja se cierre, nosotros como pueblo tenemos derecho a detener esos vehículos o entrar a destruir esa granja, porque nosotros hemos respetado la ley, pero la ley no hace nada por el pueblo”, dijo el vecino Israel Euán.

“Como pueblo maya tenemos el derecho de defendernos de los invasores que están dañando nuestra tierra, nuestra agua y nuestros cenotes. ¡Ya basta! ¡El pueblo manda! Y si aquí en Mérida no hacen nada tenemos que llegar a la capital”, dijo.

Los inconformes afirmaron que las autoridades no le consultaron al pueblo si está de acuerdo con que se abra o no la granja.

Los vecinos estuvieron acompañados por integrantes de la organización Kanán Derechos Humanos, entre ellos Roberto Sánchez Campos, quien informó que en mayo pasado se promovió un juicio de amparo con el fin de salvaguardar los derechos de la comunidad de Sitilpech.

“Tanto la Secretaría de Desarrollo Sustentable (antes Seduma), el organismo de Cuenca de la Península Conagua y el Ayuntamiento de Izamal no realizaron una consulta previa para preguntar al pueblo si aceptaba que se construyera una granja cerca de la comunidad”.

“Hoy particularmente el Juzgado Primero de Distrito resuelve o tiene la oportunidad de resolver la aplicación de una medida cautelar que se llama suspensión definitiva dentro del juicio; con esta suspensión, lo que piden las personas dentro del amparo es detener las operaciones de la granja durante el juicio”.

La suspensión, dijo Sánchez Campos, ya había sido negada anteriormente con argumentos antijurídicos y superados por la jurisprudencia mexicana.—

Síguenos en Google News, da clic AQUÍ .

Escrito por Iván Canul Ek

Jorge Iván Canul Ek es licenciado en Periodismo y Ciencias de la Comunicación y actualmente reportero de la Agencia Informativa Megamedia. Tiene  20 años de trayectoria en los medios, y es colaborador de Grupo Megamedia desde 2004. Los temas de arte y cultura, comunidades, ciudadanos y espectáculos son su especialidad.  Con especial gusto por la crónica para el desarrollo de sus historias.

Dimitrov manda a casa al favorito de Indian Wells

El Tri pasa la prueba