in

No tiembla en la península de Yucatán: ¿un cuento o una realidad?

Mapa temblor Centroamérica
Aunque prevalece el mito de que en la Península no tiembla, según expertos de la UNAM, sí tiembla.- Foto de climaya.com

En tres años y ocho meses, los habitantes de la península de Yucatán experimentaron al menos dos temblores con epicentros cercanos a la región del sureste del país.

En un territorio en la que la creencia popular y testimonial que va de una a otra generación es que no tiembla, la realidad es totalmente diferente, es un mito.

E incluso, tal es la presunción de los habitantes peninsulares, que el único sismógrafo, instalado por la UNAM hace décadas en Mérida, ya no funciona, y se desconoce cuando hay algún movimiento telúrico en la comarca.

Sismo intenso y prolongado en Guerrero y CDMX

Como informó Grupo Megamedia en sus diversas plataformas, ayer martes 7 de septiembre se reportó un sismo de 7.1 grados en Ciudad de México. El epicentro del movimiento telúrico se ubicó a 11 kilómetros de Acapulco, Guerrero.

Aunque habitantes de Querétaro e Hidalgo acusaron réplicas del temblor, en la península de Yucatán, en esta ocasión no se conocieron registros de ese fenómeno natural.

Antecedentes de temblores recientes en la Península

Sin embargo, en 2017, cuando se registró un fuerte sismo con epicentro en Oaxaca que impactó en el Valle de México, los efectos se sintieron en la Península.

Un año más tarde, otro terremoto originado frente a las costas centroamericanas del Mar Caribe también alertaron los pobladores de Quintana Roo.

En síntesis, surge la pregunta ineludible ¿tiembla en la península de Yucatán o qué es lo que sucede?

¿Tiembla en la península de Yucatán?

La respuesta a esta pregunta puede ser una cuestión de semántica o de interpretación del significado, es decir, de lo que en términos linguísticos entendamos por temblor.

De acuerdo con expertos de la Facultad de Ingeniería en Geofísica de la UNAM, un temblor ocurre y se siente, es decir, se da por el choque de placas tectónicas (el epicentro o lugar donde se origina) y las vibraciones se expanden.

Un ejemplo que ilustra cómo se propaga el temblor puede verse cuando aventamos una piedra al agua: desde donde cae, avanzan las olas. En el caso del temblor, lo que avanza son las las ondas vibratorias.

Efectos de un sismo en la península yucateca

Los especialistas de la UNAM afirman que la distancia a la que puede sentirse el sismo depende de la magnitud.

A mayor fuerza “recorre” mayor distancia, exactamente como ocurre con la piedra en el agua. Incluso, las “olas” son más grandes.

En el sismo del 7 de septiembre de 2017, con epicentro en el sur-sureste de México, en la península de Yucatán se confirmó que tembló, se sentieron y evidenciaron los efectos de un terremoto.

Temblor no es lo mismo que sismo o terremoto

Los geólogos de la UNAM aclaran que sí puede temblar en Yucatán, pero no puede registrarse un choque de placas, no hay las mismas consecuencias de lo que sí pasa en regiones del sur del país o en el Valle de México, donde hay epicentros cercanos.

En resumen, la respuesta a la pregunta de si puede temblar en Yucatán, es afirmativa, sí tiembla, pero no puede generarse un terremoto en el suelo de la Península.

Y ¿cuál es la razón de esa contraste explicación de los especialistas?

¿Por qué no hay sismos en la Península?

Hace más de 65 millones de años, la hoy península de Yucatán estaba debajo del mar.  Un meteorito de 10 kilómetros de ancho impactó sobre lo que actualmente es el Golfo de México.

Según diferentes fuentes, las olas del tsunami que ocasionó el choque fue de unos 150 metros de altura, y a partir de los sedimentos y elementos minerales que quedaron a partir de la explosión, se acumularon y formaron lo que ahora es el suelo peninsular, una mezcla de piedra caliza con residuos minerales y restos de coral.

Puedes leer: Tiembla de nuevo en la Península de Yucatán

Manifestación por 3 menores desaparecidas en Cancún

Rescatan a tres menores desaparecidas en Cancún

Los 5 deportes de aventura para los fanáticos de la adrenalina