in

Ofrecen cumplir lo que se determine

Uno de los establecimientos que permanecen cerrados en Valladolid desde el inicio de la contingencia

Dueños de bares de Valladolid venden botanas

VALLADOLID.— Ante el incierto reinicio de labores en cantinas y bares de la ciudad, algunos de sus propietarios se dedican a la venta de charolas de botanas, con lo que están tratando de salir adelante ante la nula actividad en sus negocios, por lo que piden a las autoridades aprobar el funcionamiento de los mismos.

Algunos de los cantineros dijeron que saben que desde el pasado día 15 se autorizó la apertura de las cantinas, bares y casinos en la capital del Estado, lugares donde se trabaja con algunas reservas de cuidado, lo cual se puede aplicar en esta ciudad.

Sin embargo a los locales hasta el momento no les autorizan trabajar, a siete meses de haber parado actividades, lo que ha puesto en difícil situación su economía, ya que al mismo tiempo se afecta a los que eran sus empleados que de la misma manera no tienen ganancias.

En esta ciudad hay tres cantinas tradicionales y ocho restaurantes disfrazados, mismos que desde hace siete meses que están sin actividad a consecuencia de la pandemia, por lo que sus propietarios pasan por serios problemas económicos.

En el caso de las cantinas tradicionales, sus propietarios incursionaron en la venta de charolas de botanas a domicilio, mismo que ofrecen hasta en $130 cada una.

Los alimentos los preparan en sus casas y los ofrecen en venta a través de las redes sociales, y de esa manera obtienen un poco de recursos para poder salir adelante.

Sin embargo los empleados como meseros, cantineros o cocineras no tienen empleo desde que se cerraron esos negocios, por lo que ahora piden a las autoridades que autoricen la apertura de esos giros.

Comentaron que si en la capital del Estado ya están trabajando bajo ciertas condiciones de salud, ellos también están dispuestos a acatar los protocolos que las autoridades correspondientes les indiquen.

Comentaron que es necesario y urgente que empiecen a trabajar, ya que resulta insostenible su situación, pues apenas obtienen recursos para comer, y que los dueños de los restaurantes disfrazados ya no tienen dinero y están pasando por serios problemas económicos, pues ellos no realizan otra actividad.— Juan Antonio Osorio Osorno

Ricardo Anaya confirmó que dio positivo a la prueba de Covid-19

"Mutación convenenciera" de Ivonne Ortega Pacheco