in

Pleito por la custodia de una niña

María Jeremías Ramírez Pool es atendida en su casa

La abuela paterna sufre una crisis nerviosa, en Kiní

KINÍ, Motul.— Un pleito de esposos por la custodia de su hija menor terminó con daños en una casa, donde entraron los policías, presuntamente con la orden de un juez, para recuperar a la menor de edad.

Los hechos sucedieron ayer miércoles, a la 1:40 de la tarde.

Carmelita Jiménez Cabrera, esposa de Freddy Aké Ramírez, llegó al domicilio de su suegra, María Jeremías Ramírez Pool, acompañada de un actuario y policías municipales para recuperar a su hija de 4 años de edad, quien estaba en brazos de su abuela paterna.

Con la orden de un juez, los oficiales podrían entrar al predio de Aké Ramírez, en la calle 26 entre 25 y 27 de esta comunidad, para recuperar a la menor de edad.

Pero como la niña no se encontraba en ese sitio, se trasladaron a la casa de María Jeremías, ubicada en la misma calle.

Alboroto

En dicha vivienda rompieron la cerradura de la puerta para ingresar por la pequeña, pero entre los dimes y diretes y los jaloneos, María Jeremías sufrió una crisis nerviosa y Aké Ramírez dijo que los oficiales lo sometieron para que se lleven a la niña. Su madre requirió de atención médica de una paramédica de la Policía.

Al respecto, el director de la Policía Municipal, Pablo Pech Pech, aseveró que sus oficiales solo acompañaron al actuario del Juzgado Mixto de la Familiar y Civil para cumplir la orden de la jueza, Mily Florencia Novelo Yeh, de darle auxilio policial en caso de lo necesite.

Señaló que la cerradura de la vivienda no fue abierta por los agentes sino por un cerrajero que contrató el actuario, como parte de la orden de la jueza. “No pueden culpar a los oficiales, quienes solo cumplieron una orden”.— Mauricio Can Tec

Monterrey toma ventaja en semifinales tras derrotar 1-0 a Tigres

Cartón de Tony: Rescate y rehabilitación