in

Por “corrupción política” se arma un lío en Valladolid

Taxistas bloquearon a fines de febrero la plaza principal de Valladolid

Culpan a pactos de campaña del exceso de taxis

VALLADOLID.— La corrupción y los intereses políticos de los gobiernos en turno fueron los principales motivos de la entrega de concesiones de taxis a gente que nunca ha trabajado un taxi, pasando por encima de los derechos de los verdaderos taxistas, dijo Miguel Pat Xuluc, líder de la agrupación Despertar Ciudadano.

Afirmó que funcionarios, exfuncionarios y gente que se compromete con apoyar a las autoridades en turno son los principales beneficiarios de las concesiones de taxis.

En esta ciudad, taxistas de cuatro agrupaciones mantienen un conflicto con ruleteros independientes que tramitaron por sí mismos concesiones, que la Dirección de Transporte les entregó, pero ahora no les permiten trabajar, a pesar que tienen en orden sus documentos.

Pat Xuluc recordó que desde hace años que varios exfuncionarios estatales y municipales se adjudicaron concesiones y placas de taxis.

En esta ciudad, varios exfuncionarios vendieron luego sus placas de taxi, y otros las conservan e, incluso, tienen prestanombres, indicó.

En el Estado, también varios exfuncionarios, de los gobiernos en turno, tanto del PRI como del PAN, se adjudicaron concesiones, mismas que mantienen en diferentes agrupaciones, en la capital del Estado y en otros municipios, con prestanombres, afirmó.

Consideró que la actitud de los dirigentes de las agrupaciones es incongruente, ya que en su momento engrosaron sus filas con la entrada de los exfuncionarios a sus sindicatos y cooperativas, pero ahora que gente independiente consiguió sus concesiones, se molestan y no les permiten trabajar.

Pero, agregó, en estos casos la responsabilidad recae en la Dirección de Transporte del gobierno del Estado, que entrega las placas por cuestiones de corrupción o intereses políticos.

Ejemplificó que en campaña política, determinado líder sindical ofrece el apoyo de sus agremiados a un candidato al gobierno y éste, en reciprocidad, le ofrece concesiones y placas, sin investigar si en realidad la ciudad o el municipio las requiere.

Sostuvo que hay acuerdos entre funcionarios y líderes sindicales para que los primeros otorguen las concesiones y los segundos acepten en sus agrupaciones a los futuros exfuncionarios pero con sobrenombres para que pasen inadvertidos.

Afirmó que, de acuerdo con datos que él mismo ha obtenido, en esta ciudad la oferta ya rebasó a la demanda con tanto taxi que hay.

Por eso, añadió, hay molestia entre los socios de agrupaciones establecidas, pero todos los involucrados son responsables.

Ahora, opinó, lo que se debe hacer es frenar la entrega de las concesiones, los que ya están ni modo, pero ya no se debe dar más.

De otra manera, agregó, seguirán los problemas, y si ahora fue en esta ciudad, luego podría ser en otros municipios, porque este problema de los taxis existe en toda la entidad.— Juan Antonio Osorio Osorno

 

Síguenos en Google Noticias

Cartón de Tony: Pandemiócratas

El ahorro, la principal recomendación