in

''Espantados'' por el hallazgo de medidores de la CFE en un cenote

“Cómo es posible que lleguen estas cosas a nuestros cenotes, por Dios. Es el agua que tenemos para tomar. Nos asusta, nos espanta”, expresó Alan García Lira, presidente del Colegio de Ingenieros Químicos de Yucatán, sobre los 112 medidores de luz encontrados en el cenote Chen Ha, en Kopomá.

El profesional señaló que, aunque no deja de ser impresionante el hallazgo, la ventaja es que aparentemente son medidores antiguos que tenían como principal componente el aluminio.

“Sí tienen parte de cobre y tienen la soldadura de estaño, pero la mayor parte de los medidores antiguos es de aluminio. Las piezas grandes son de ese material y prácticamente su índice de corrosión es muy bajo”.

Su llegada al cenote, un misterio

“El aluminio no genera gran afectación al estar en contacto con el agua a menos que ésta sea ácida. No es el caso de la Yucatán, donde el agua tiende a ser ligeramente alcalina. No debe haber soltado demasiadas cosas, pero es malo que estén tirando este tipo de cosas en la única agua que tenemos”.

Igual mencionó que, según los reportes, algunos medidores ya tenían una capa de limo que hace que disminuya cualquier reactivo que pudieran haber soltado.

Uno de los medidores de la CFE hallados en un cenote de Kopomá
Uno de los medidores de la CFE hallados en un cenote de Kopomá

“No significa que en algún cambio brusco se vayan a remover, pero en este caso no se considera que sea tan grave, por los componentes de las piezas”.

García Lira, quien como presidente del Colegio de Ingenieros Químicos de Yucatán ha organizado simposios sobre sostenibilidad del agua, reiteró que no alcanza a entender cómo llegaron esos artefactos al cenote.

“Yucatán prácticamente no tiene agua en la superficie, hay algunas lagunas por el Punto Put, pero son escasas; prácticamente la parte norte de la Península es un estado sin agua superficial, entonces, ¿dónde está toda el agua que tenemos? Tenemos que ser muy conscientes, el agua subterránea es la única que tenemos para extraer a un precio muy bajo”.

Posible robo

El presidente del Colegio de Ingenieros Químicos de Yucatán supuso que los 112 medidores pudieron ser producto de un robo para extraer las piezas y luego los tiraron al cuerpo de agua.

Pero, dijo, “sería bueno, si en alguna parte se conservan las placas y se pueden ver los números, pedirle a la Comisión Federal de Electricidad que rastree. Hay que hacer una investigación histórica, pues además son elemento de una entidad federal”.

Mujer presume la manicura de su bebé de tan solo dos meses

Descubre Cobá, una región que debes visitar