in

Promete respuesta en Kanxoc

Parte de la madera que recuperaron los ejidatarios de Kanxoc

Un funcionario agrario se expone al linchamiento

KANXOC.— Ejidatarios de esta población en un ambiente caldeado y tenso estuvieron a punto de linchar a un representante de la Procuraduría Agraria, cuyo nombre y cargo no supieron decir, pero creen que se trató del subprocurador, ya que al llegar a la comunidad no tenía intenciones de resolver el conflicto que sostienen con un grupo de personas que mantienen invadido el ejido Kan Ha, ubicado entre las poblaciones de Chanchen y Cobá, en Quintana Roo, pero que le pertenece a los de esta comunidad.

Ayer publicamos que con intenciones de tomar la justicia por su propia mano, decenas de ejidatarios viajaron hasta el ejido Kan Ha, con intención de atrapar a los líderes de un grupo que tiene ocupadas esas tierras y que explotan talando árboles para aprovechar los recursos madereros.

Mientras los ejidatarios viajaron hasta el ejido en cuestión, otro grupo quedó al resguardo de la comisaría en espera de noticias de lo que estaría pasando en el ejido Kan Ha, de tal modo que por la tarde- noche, llegó a esta población un representante de la Procuraduría Agraria para conocer el problema, pero según los quejosos, éste no tenía intención de resolver el problema por lo que la gente se comenzó alterar.

Gritos

Comenzaron los gritos de la misma gente para que lo detengan y lo amarren como lo hicieron la noche del lunes con el ejidatario Cándido Caamal Chimal, a quien relacionan con los invasores, incluso policías estatales que llegaron en una patrulla para resguardar al funcionario lo dejaron solo y abandonaron la población.

Fue hasta que el funcionario agrario se comprometió con los ejidatarios a darles una respuesta mañana viernes que lo dejaron salir de la comunidad sin problema.

Poco más tarde arribaron los ejidatarios que viajaron al ejido de Kan Ha, quienes informaron que al llegar al lugar ya no encontraron a ninguno de los invasores, pues alguien les habría dado el pitazo para que salieran huyendo.

Sin embargo se dieron cuenta que ya habían talado más de 100 árboles de zapote, para aprovecha la madera que tiene alto precio en el mercado. Cargaron lo que pudieron de la madera en sus camionetas y la trajeron al pueblo, pero fue mucha más la que no pudieron rescatar y se quedó en el lugar .

Un grupo de ejidatarios se quedó en el ejido Kan Ha para vigilar que los invasores no regresen y si lo hacen avisar de inmediato a sus compañeros y se regresen al lugar de los hechos.

Mientras tanto se permitió la salida de Cándido Caamal Chimal, para que se vaya a su casa, luego de mantenerlo retenido por más de 24 horas en el patio de la comisaría ejidal. Se precisó que el retenido no fue encarcelado, solo se le retuvo y podía estar en el patio sin problema y se le amarró de los pies, debido a que estaba impertinente por su estado de ebriedad, cuando llegó en tono amenazante en la comisaría ejidal.— Juan Antonio Osorio Osorno

 

Autocríticas de morenista

Progreseño gana beca de EE.UU.