in

Próspero día de crucero

Una familia que viaja en el crucero “Carnival Dream” llega a la playa del malecón. A la izquierda

Mil turistas van a la playa, gastan y dejan propinas

PROGRESO.— El “Carnival Dream”, que arribó de Cozumel, resultó ayer jueves un buen crucero, pues poco más de 1,000 de sus 4,552 pasajeros se quedaron en la ciudad y gastaron dólares en la playa, tianguis artesanal y restaurantes.

El barco atracó a las 9:28 de la mañana en la terminal remota y los pasajeros comenzaron a desembarcar después de las 10 a.m.

A esta ciudad arribaron a partir de las 11 a.m., así que los prestadores de servicios al principio consideraron que sería un mal día.

Fue a partir de las 11:30 de la mañana cuando a la playa del malecón comenzaron a llegar grupos de pasajeros y, a su paso, compraron hamacas, bolsos, sombreros, artesanías, cocos fríos y cervezas, entre otros.

Para el mediodía la playa del malecón y el tianguis artesanal estaban invadidos de turistas extranjeros.

Los pasajeros dieron tiempo para jugar voleibol playero y pagar por servicios de masajes y paseos en bananas, motos terrestres y carros turísticos.

Consumieron cervezas en palapas y sombrillas, así como en camastros y en la arena de la playa.

Bochorno

A pesar que durante todo el día estuvo nublado, se sentía bochorno y, ante ello, muchos turistas extranjeros se metieron al mar para bañarse.

Tres restaurantes que colindan con playa recibieron a numerosos pasajeros. Uno ubicado en el lado poniente del inicio del malecón, donde se encuentra la estatua de Juan Miguel Castro, recibió seis autobuses, cada uno con 45 pasajeros del “Carnival Dream” que contrataron el paseo desde el crucero.

Un restaurante ubicado en el costado oriente del asta bandera monumental del malecón, que también colinda con playa, recibió dos autobuses que en total transportaron a 90 extranjeros.

El 50% de ellos ocupó sombrillas, camastros y módulos amueblados colocados en la playa. La otra mitad se quedó en el interior del restaurante, donde hay una piscina.

En la calle 54, oriente del malecón, otro restaurante que también colinda con playa recibió unos 100 pasajeros que fueron trasladados en autobuses y colectivos.

Para la mayoría de los prestadores de servicios la jornada del segundo crucero de la semana resultó buena, consideraron que hubo derrama económica.

Los meseros comentaron que recibieron propinas de entre 25 y 30 dólares.

La renta de sombrillas con mesas se cobró a 15 dólares (unos 292.50 pesos), explicaron los concesionarios.— Gabino Tzec Valle

Los Raptors se proclaman campeones de la NBA y hacen historia

Cartón de Tony: Mándalos a volar