in

Quiebra en el sector taxista

No hay dinero para seguros ni para refacciones

PROGRESO.— Los taxistas de esta ciudad están quebrados y el transporte de pasajeros de la ruta Mérida-Progreso y en el puerto están al borde del colapso.

Numerosas unidades están ya paradas porque los dueños quebraron, no tienen dinero para pagar los seguros de las camionetas ni para comprar refacciones señala el líder de los trabajadores del volante.

La pandemia del coronavirus ha golpeado fuertemente al transporte de pasajeros que dan taxis colectivos de la ruta Mérida-Progreso, y los autos de alquiler que dan servicio en la ciudad, refiere Javier Carvajal García, secretario general del Frente Único de Choferes, Camioneros y Similares del Municipio de Progreso, afiliado a la CTM.

De acuerdo con el líder de los taxistas en los cuatro meses que lleva la pandemia del Covid y por la limitación de llevar solo siete pasajeros en lugar del doble, el servicio de taxi colectivo en la ruta Mérida-Progreso ya está quebrado.

De las 52 camionetas que dan el servicio, el 55% de los propietarios ya quebró y no hay recursos para mantenerlos en servicio, no hay dinero para pagar el seguro que ascienden a entre $20,000 y $22,000 anuales, así que sin la póliza no se puede trabajar. No hay recursos para comprar refacciones, llantas y pagar el sueldo de los choferes.

“Del 45 por ciento de las camionetas cuyos dueños hacen un esfuerzo para mantenerse en operación no todas trabajan porque debido a que solo se puede llevar a 7 pasajeros, se obtienen en ida y vuelta $266, de los cuales $210 son para combustible, quedan $56, el taxi da cuatro viajes en un día, de modo que $224 serían las ganancias que se dividen entre el concesionario, chofer y la unidad, a cada uno le toca a $74, así un chofer y su familia no viven con esa cantidad ”, expuso.

Javier Carvajal lamenta que al transporte de pasajeros que prestan los taxis colectivos los dejen a su suerte por las autoridades tanto estatales y municipales, deberían de poner más atención a ese servicio, establecer mesas de diálogo para buscar una solución.

“Lo que proponemos es que nos permitan transportar a 10 pasajeros en lugar se siete, consideramos que de esa manera se podría obtener ganancias y mantener el servicio en la ruta Mérida-Progreso, pues de lo contrario todos los socios van a quebrar y colapsara el transporte en esa ruta”, dijo.

Comentó que continúan trabajando en el horario de cuatro de la mañana a siete de la noche, hacen todo lo posible para mantenerse activos, piden a las autoridades que los escuchen.

Cuando acuden a la Dirección estatal de Transporte que depende del Instituto de Movilidad y Desarrollo Urbano Territorial, para exponer la crítica situación por la atraviesan y que por falta de recursos dejarán de dar el servicio, en respuesta les dicen “si dejas de dar el servicio te retiro la concesión”.— GABINO TZEC VALLE.

 

Alumnos captan actividad paranormal durante clase virtual (Vídeos)