in

Quiere ser maestro

Arriba

TZUCACAB.— A sus 11 años de edad, Carlos Andrés Balam Martínez estudia en las mañanas y vende chicharrones en las tardes para ayudar a su abuela, con quien vive con otros nueve primos.

Como informamos el pasado miércoles 10, Zoila Moo Martínez, de 63 años de edad, mantiene a sus 10 nietos que viven con ella porque sus hijas se los dejaron.

La mujer pasa serios problemas porque le faltan de 800 a 1,000 palmas de guano para techar el cuarto donde duermen todos sus nietos, cuyas edades van de 2 a 12 años.

Carlos Andrés es uno de los 10 nietos que viven con Zoila Moo en la calle 25 entre 36 y 40 de la colonia Esperanza. Al ser uno de los más grandes, aporta dinero a la casa con lo que gana vendiendo chicharrones en las tardes, de lunes a viernes.

En las mañanas Carlos Andrés asiste a clases en la primaria Niño Artillero.

—Si Dios me lo permite, seguiré estudiando, porque quiero ser maestro, me gusta estudiar —afirmó.

—Antes de salir a vender tengo que hacer la tarea de la escuela, porque quiero pasar a la secundaria este año —añadió el menor.

—Los sábados voy a la doctrina, porque quiero hacer mi primera comunión y también tengo que ahorrar para el festejo.

La mamá de Carlos Andrés falleció cuando él era un bebé y su padre los abandonó, quedando bajo la tutela de Zoila Moo, quien comentó que es la responsable de sus 10 nietos. Ella trabajaba para una empresa agrícola, pero hace unos cinco meses se tuvo que retirar debido a que se enfermó de pulmonía.

—Antes trabajaba bien, pero ahora por la edad me enfermo muy a menudo —señaló Zoila Moo.

Agregó que desde que se enfermó recibe ayuda de uno de sus hijos que trabaja y sus nietos salen a vender chicharrones en las tardes.

—Para que Carlos Andrés tenga gastada sale a vender chicharrones. Gana alrededor de $100 al día —señaló.

—Voy a hacer los trámites para que le dan una beca en Prospera, para que siga estudiando, porque este año debe pasar a la secundaria y serán más los gastos.— Martín Chac Bacab

 

La portada del día

Fatal arrogancia