in

Pescadores ''rasurados'' del padrón de un apoyo

Los pescadores Luis Alberto Castro y Miguel Ángel Euán dicen que los “rasuraron” del padrón de beneficiarios del apoyo por la veda del mero

Sin los $1,200 de vales, dos salen a trabajar de noche

PROGRESO.— Los ribereños Luis Alberto Castro y Miguel Ángel Euán, quienes se dedican a la pesca de rubia, canané y otras especies de escama, aseguran que fueron rasurados” del padrón pesquero estatal y, por ende, no reciben el apoyo catorcenal de $1,200 en vales por la veda del mero, que tienen otros hombres de mar.

Luis Castro y Miguel Euán, de 33 y 22 años de edad respectivamente, aseguran que a pesar que se dedican a la actividad pesquera, no los incluyeron en el padrón del ramo y no reciben los vales de despensa que se entrega a los pescadores.

Consideran que, al no estar ambos en el padrón pesquero, lo más seguro es que tampoco reciban el apoyo (anual) de $7,200 (del programa Bienpesca) que el gobierno federal entregará a los pescadores.

En cambio, afirman, hay personas que no se dedican a la pesca o hace años que se retiraron de la actividad.

Labor nocturna

Los dos pescadores de rubia y canané comentan que con el fin de obtener el sustento diario para sus familias, zarpan de este puerto en las tardes en una lancha y pasan la noche en alta mar trabajando a 10 millas (18.5 km) de la costa.

Por la distancia, se exponen a que sean asaltados por los piratas o chocados por alguna embarcación mayor.

Luis Castro dice que hasta el año pasado figuró en el listado del padrón pesquero, pero en este año lo sacaron sin explicación alguna.

Narra que acudió a la Dirección de Pesca del Ayuntamiento y, de ahí, lo remitieron a la Secretaría de Pesca estatal en Mérida, donde también lo “pelotearon” porque lo mandaron de vuelta a Pesca municipal.

Mala jornada

Ante ello, agrega, optó por dejar las cosas como están y dedicarse a la captura de especies de escama que no están en veda.

Los pescadores señalan que se alejan de la costa con la finalidad de obtener regular pesca.

Ayer jueves no les fue muy bien, capturaron unos 20 kilos de rubia, sacaron filetes y pescado entero que vendieron en la playa.

Afirman que aprovecharán los días de bonanza para pescar, pues es la única manera en que pueden obtener recursos para sus familias en esta época de crisis económica por la pandemia del Covid-19.

De un vistazo

Duración. La veda del mero abarca del 1 de febrero al 31 de marzo.

Progreso. Hay 3,063 personas de Progreso en el padrón pesquero de la Sepasy que en el sitio de internet pesca.yucatan.gob.mx se puede consultar.

Chuburná. Hay 438 vecinos en el padrón.

Chicxulub Puerto. Hay 422 personas de este puerto en ese padrón.

Chelem. Hay 410 personas de este puerto en el padrón pesquero.

Pone fin a la “emergencia nacional”

Llega el silencio electoral