in

Retorna la Virgen a Tetiz

Carlos Pérez Maldonado

En Hunucmá, los fieles despiden a la sacra imagen

HUNUCMÁ.— Con aplausos y sentimientos de tristeza y emoción, numerosos devotos se despidieron ayer lunes de Nuestra Señora de Tetiz, al concluir su visita anual de tres semanas a esta ciudad, a donde llegó el domingo 17 de enero.

Por el protocolo para prevenir contagios de la pandemia de Covid-19, se pidió a los feligreses que participen en la misa de despedida desde sus casas, mediante la transmisión en la página de la parroquia en Facebook.

Pero cientos de fieles llegaron desde temprano a la céntrica parroquia San Francisco de Asís para despedirse de la Virgen o esperar que salga de la iglesia.

Algunos entrevistados expresaron que por un momento se olvidaron de la pandemia y esperaban con emoción ver a la Virgen, ya que no tuvieron la oportunidad de estar cerca de ella desde que llegó a la ciudad.

Solo entraron los fieles que tenían boletos, que se repartieron desde días antes, y que pasaron el filtro sanitario, donde se revisó que usen tapaboca, se les midió la temperatura corporal y se les dio gel para que se desinfecten las manos.

A las 8 horas rezaron un rosario y a las 9 de la mañana participaron en la misa de despedida que celebró el párroco de la ciudad, Javier Castillo Domínguez.

En la homilía, el sacerdote dijo que llegó el momento de despedir a la Santísima Virgen y, aunque físicamente ya no esté, ella debe quedarse en el corazón de cada uno de los que la aman y veneran, ya que “estamos viviendo tiempos difíciles”.

“Debemos bendecir la belleza en la obras de la creación y, sobre todo, ese amor que nos envuelve como un manto en el amor de la Santísima Virgen y en el amor que ella ha manifestado a su pueblo porque hemos demostrado que la fe es esperanza.

“Que esta visita nos haya fortalecido más y, así como Dios hace brotar en las montañas las fuentes que recorren los arroyos y nutren los montes, surjan personas comprometidas que al mirar la imagen y tener en sus manos un rosario pidan bendiciones y gracias para nuestra comunidad”, afirmó el padre.— María Inés Castilla Quintal

 

De un vistazo

Agradecimiento real

El párroco Javier Castillo Domínguez dijo que “ojalá sepamos aprovechar verdaderamente y agradecer como una actitud de vida; no como una palabra que se dice y desaparece en un instante, sino como una actitud que proyecte que hay un verdadero sentido de conversión, de responsabilidad.

Acompañamiento y amor

“Por eso hay que darle gracias a Dios y a la Santísima Virgen María por esta visita, ya que muchas personas han sido consolidadas, acompañadas y amadas baja la mirada de la Virgen durante esta visita”, abundó el sacerdote.

Ni feria ni fiesta taurina

Por la pandemia, no se hizo la fiesta popular de Hunucmá.

Bienvenida en Tetiz

A las 12:30 del día la Virgen fue recibida por el obispo auxiliar Pedro Mena Díaz en la iglesia San Bernardino de Siena para la misa de bienvenida en Tetiz.

Incomoda la reforma energética