in

Retorno parcial del transporte

En Valladolid ya dan el servicio algunos minibuses

VALLADOLID.— Luego de 11 meses de estar inactivos, apenas en la semana que concluyó reanudaron el servicio algunos autobuses urbanos, sobre todo los minibuses, pues los más grandes aún no empiezan, debido a que su capacidad es mucho mayor, además que no hay suficientes usuarios para llenarlos ante la falta de clases presenciales.

Hace once meses cuando inició la pandemia, nadie se imaginaba la magnitud de la afectación a la economía, y de manera gradual se fueron perdiendo miles de empleos y cientos de micros, pequeñas y medianas empresas que no son esenciales dejaron de funcionar, igual que decenas de servicios se dejaron de otorgar, entre ellos el transporte colectivo, ya que la gente vivió y sigue viviendo con miedo al contagio, aunque hay sus excepciones de personas que no se cuidan y no respetan los protocolos de salud.

En la ciudad además de los camiones urbanos operan alrededor de 30 taxis colectivos, los cuales empezaron a funcionar hace ya varios días, aunque la mayoría no va lleno, debido justamente a que los mismos usuarios tienen temor de estar unos junto a los otros en un mismo asiento.

Ante la difícil situación que se está viviendo, algunos prestadores de servicios del transporte público decidieron poner a trabajar algunos camiones urbanos y destinaron a los minibuses para que operen en algunas rutas, como las que van a los barrios de Bacalar, San Juan, Santa Ana, Santa Lucía, y algunas colonias como la San Francisco, Militar, Fernando Novelo y Emiliano Zapata.

Los minibuses solo llevan alrededor de 25 personas, pero por ahora solo están operando con el 50% de su capacidad, es decir solo llevan a unos 12 en cada viaje que hacen, cuya tarifa es de $7 adulto y $4 niños, mismos precios que desde hace 11 meses cuando dejaron de operar.

Entre sus principales usuarios están los alumnos de las escuelas de todos los niveles educativos, de modo que al no haber clases presenciales el número de gente que llevan se reduce significativamente, incluso a la gente que llevan en su mayoría se dirigen al mercado, de modo que al abordarlos en sus colonias y barrios, incluso en algunos fraccionamientos, los llevan al centro de abasto y viceversa.

Los camiones urbanos más grandes se encuentran guardados desde hace once meses y esperan que cuando empiecen a trabajar les funcione el motor, de lo contrario tendrían que hacer inversiones que ahora no tienen, justamente por la falta de ingresos. Además son varios operadores que se quedaron sin empleo.— Juan Antonio Osorio Osorno

Clausuran multitudinaria fiesta de música electrónica en Tulum

Se une a la tendencia de la música en línea