in

Se agrava conflicto sindical de SSY

La manifestación que se realizó en las instalaciones de la Jurisdicción Sanitaria No. 2

En Valladolid y Ticul apoyan a la Jurisdicción No. 1

Gobierno

Tomarían la próxima semana las instalaciones de la Secretaría de Salud estatal

El conflicto entre trabajadores de la Sección 67 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud federal y el gobierno del Estado llegó ayer al extremo con la advertencia de que tomarán por tiempo indefinido las instalaciones de las oficinas centrales de la dependencia en la Avenida Reforma, en Mérida.

El líder de la Sección 67, Eulogio Piña Briceño, decretó en Asamblea Permanente al sindicato, anunció que el lunes pedirá que venga el director jurídico del sindicato nacional para que revise las violaciones al contrato de trabajo, convocó a los más de 5,000 sindicalizados para que unidos luchen por el respeto a sus condiciones laborales y para que acaben las injusticias en este gobierno estatal y sugirió que continúen con la huelga de brazos caídos.

Piña Briceño reveló que en la conmemoración del Día de la Enfermera y Enfermero, que fue anteayer en el Club Libanés, pretendía denunciar ante los asistentes y el gobernador Mauricio Vila Dosal las injusticias que sufren los trabajadores, pero le pidieron que no lo hiciera con el ofrecimiento de que atenderían las peticiones que planteó en el escrito que le entregó a Vila, pero constató una vez más que no le hicieron caso.

“Si no lo denuncio ahora, sería cobardía”, señaló ante sus compañeros. “Si permitimos una injusticia, como el caso del compañero Herbé, vamos a abrir la puerta de más injusticias y despidos porque este gobierno cree que tiene el poder para servirse, no para servir”.

Los la Jurisdicción No. 1, ubicado en las avenidas Remigio Aguilar y Circuito Colonias del fraccionamiento San Miguel, en Mérida, hicieron huelga de brazos caídos y analizaron la situación, expusieron sus demandas y esperaron que llegara el doctor Piña Briceño para que conociera la postura de los trabajadores de esta oficina.

Irrumpieron en aplausos cuando el propio líder sindical les informó que trabajadores de Valladolid, Tizimín y Ticul también realizaban protestas, lo que demuestra que hay molestia generalizada en el sector salud contra las autoridades estatales.

El intercambio de ideas, acusaciones y discursos encendieron el ánimo de algunas personas que en forma espontánea propusieron que de una vez tomen y cierren las oficinas centrales de la SSY para que demuestren su inconformidad. Sin embargo, el doctor Piña Briceño les informó que el titular Mauricio Sauri Vivas no estaba en su despacho, viajó a Ciudad de México para conocer detalles del programa Insabi. Fue tanta la insistencia de dos mujeres, que el líder sindical aceptó tomar de una vez el edificio de la SSY, pero advirtió que nadie se retirará hasta que termine la lucha, además, era un tiempo perdido porque nadie los escucharía.

Daniel Lara Mijangos, más sereno que sus otros compañeros, pidió que permitieran que el líder sindical hiciera el último intento de diálogo con las autoridades y si no obtiene respuesta, al día siguiente, el martes, o el mismo lunes, tomarían el edificio si fuera necesario, porque también existe la vía jurídica en los tribunales para hacer valer sus derechos.

“Si nos convoca allí estaremos, doctor, porque hay una clara violación a los términos del contrato de trabajo”, señaló Lara Mijangos, a quien hicieron caso sus compañeros.

El mismo Lara Mijangos propuso que una comisión de 5 personas de la Jurisdicción No. 1 acompañe a la comitiva sindical en la solicitud de entrevista con el titular de la Secretaría de Salud para que haya testigos de la actitud de los funcionarios y la respuesta si la hubiese.

“He estado siguiendo una política de espera, una política institucional, desgraciadamente no hemos sido correspondido, pero sabremos actuar”, señaló.

“Ayer di un discurso poco agradable, confié una vez más. Antes de entrar y hablar en el evento fui llamado para que no dijese lo que debía haber dicho sobre la injusticia laboral. Un caso muy concreto, el compañero Herbé, por qué tanta saña contra este compañero si no hizo nada grave, solo dio su punto de vista sobre pro vida, tiene liberta de opinar porque no es un funcionario de alto nivel. Estuvo 8 años de contrato ganando 3 mil pesos y su despido lo ha dejado muy mal de salud porque con esfuerzo obtuvo una plaza y de la noche a la mañana le dijeron que está despedido”.

Dijo que el sindicato ya hizo todas las gestiones para la reinstalación de este trabajador, pidió el apoyo de los trabajadores, pero no lo hubo. Y advirtió, que si permiten esta injusticia abrirán la puerta de otras más, como ya está viendo en el caso de las 7 enfermeras despedidas del Hospital General de Tekax, las 100 enfermeras que propuso el sindicato para el programa Insabi, la cual fue rechazada.

“Esta administración estatal ha despedido a más de 3,000 trabajadores”, denunció. “Vine a hacer un compromiso con ustedes, este conflicto no es de colores, es porque no están respetando el contrato. Desde ahora nos constituimos en Asamblea General Permanente y las presiones contra el gobierno irán aumentando si no avanzan nuestras peticiones. Que sigan de brazos caídos, que no salga nadie a trabajar y debemos estar unidos porque al momento en que desistamos, nos van a volver a faltar al respeto. Este gobierno es insensible, siente que tiene el poder para servirse, no para servir, son prepotentes y groseros”.

Dijo que en gobierno anterior de Rolando Zapata había un acuerdo donde si no llegaba puntal el dinero federal, el estado hacía las transferencias y cubría los pagos pendientes y luego recuperaba el recurso, pero esta administración no quiere solucionar los problemas del sector y no tiene voluntad de ayudar.

La mayoría de los inconformes culparon al director administrativo Jorge Alberto Peraza Sosa de todos los problemas que padece el sector salud y por ello entre las negociaciones está su renuncia.

Elías de Jesús Cortés Herrera, responsable del área jurídica de la Jurisdicción No. 1, leyó algunas de las violaciones al contrato colectivo.

1) El administrador Jorge Peraza Sosa envió un oficio y documento que viola las condiciones generales de trabajo y atropella los derechos laborales.

2) La falta de entrega de uniformes dos veces al año como esta en el capítulo 11, artículo 130, párrafo 7.

3) Falta de pago de estímulos a la puntualidad de octubre de 2018.

4) Violaciones a los derechos de seguridad e higiene por las condiciones donde trabajan son insalubres y los vehículos donde viajan al interior del estado ponen en riesgo su vida.

5) Falta de información por parte del estado y del sindicato sobre diversos pagos que se deben de realizar en el año.

6) La decisión de pagar en vales lo que antes se pagaba en efectivo no tuvo ninguna explicación previa.

7) No han entregado los talones de pago del mes pasado por lo tanto no saben qué tipo de descuentos les realizan, solo les dicen que son impuestos.

8) Los gastos de camino no tiene un kilometraje específico y en ese oficio que mandó Peraza Sosa dice que a partir de 50 km pagará el viático, lo cual viola el capítulo 11 del artículo 130, capítulo 14 del artículo 180.

9) Los descuentos que se realizan por créditos hipotecarios, seguros, préstamos y pensiones no llegan al destinatario final porque la SSY no lo paga.— Joaquín Chan

Síguenos en Google Noticias

Cartón de Tony: La violencia tiene el control