in

Se dio prioridad a Mérida

Dos personas en Santa Rosa con sus respectivos vehículos: uno con un alijo y el otro con su moto en una calle que permanece inundada

En Tizimín, edil acusa a grupo de politizar desgracia

TIZIMÍN.— Luego de la queja de habitantes de la comisaría de Santa Rosa y anexas en cuanto a que enfrentan solos las inundaciones, el alcalde Mario González González sale al paso y responsabiliza a las autoridades estatales de parte del atraso, al dar prioridad a la ciudad de Mérida y retener una de las bombas extractoras ofrecidas para el desagüe.

El primer edil también acusó a un grupo, sin especificar quiénes, de “lucrar” con las necesidades de la gente y “politicen” el trabajo que se hace en las comunidades inundadas.

Según dice Mario González, anteayer jueves, tras una semana de bombeo las 24 horas del día del agua acumulada en Santa Rosa y Anexas, la tarde del jueves el personal de la Conagua logró que empiece a bajar de nivel del agua.

En primer edil dijo que en tres días ya se podrá saber cuánto baja al día y en cuanto tiempo las familias afectadas puedan regresar a sus hogares, desde luego con el saneamiento necesario antes de ocuparlas y prevenir el brote de alguna enfermedad por el exceso de humedad que se generó.

“El último reporte que tuve esta mañana (por ayer) es que se logró disminuir un centímetro del líquido acumulado, cuando anteriormente bajaban cinco pero subían siete si se descuidaba; esto quiere decir que el manto freático ya alcanzó su nivel normal y permitirá que el agua se filtre”, expresó.

“Nos damos cuenta que las cifras son reales porque el agua ya no cruza de lado a lado la carretera como en días anteriores”.

Puntualizó que no es que no exista interés en ayudar a los habitantes de las comisarías afectadas, sino que se realizaron las gestiones a tiempo, pero por cuestiones de la naturaleza en Mérida también se inundó una amplia zona y las autoridades estatales retuvieron una de las tres máquinas que estaban destinadas para Tizimín.

“Eran tres, una de ocho, otra de seis y una más de cuatro pulgadas de grosor, pero cuando ya estaban por salir de Mérida me informan que la de 8 la dejarán allá, y destinamos la de seis pulgadas para Santa Rosa y Anexas y la de cuatro para Santa Pilar; con esas dos avanzamos lo más rápido que se pueda”, precisó.

Agregó que incluso el municipio tuvo que destinar recursos para la compra de mangueras para expulsar el agua a un kilómetro de la comunidad, pero desgraciadamente se ubica en una zona baja y al alcanzar el manto freático su nivel máximo ocasionó que se inunden.

González argumentó que no se les ha abandonado a los habitantes, que se les ha dotado de despensas, agua purificada y agua potable a través de pipas para que no utilicen agua contaminada en los quehaceres del hogar, además de que se mantiene el constante monitoreo por parte del personal de la Secretaría de Salud para prevenir el brote de enfermedades causadas por los moscos.

Según dice, al restablecer el servicio de agua potable la noche del jueves en Santa Rosa y Anexas, se logra que todas las comunidades tizimileñas tengan energía eléctrica y agua y se vigila que los primeros chorros que arroje al activarse las bombas, estén limpios.

En este sentido lamentó que exista un grupo de gente que lucre con las necesidades y politicen el trabajo que se está desarrollando en las comunidades que se inundaron por las lluvias que dejaron a su paso “Gamma” y “Delta”.

Explicó que aunque en Yohactún de Hidalgo no hayan destinado una de las máquinas que envío la Conagua, este viernes se dispuso de una pipa para el desagüe del centro de la población y en las casas inundadas.— ISAURO CHI DÍAZ

DiariodeYucatan

Guevara dejaría la Conade

Los primeros gritos de gol