in

Se protegen del Covid-19

En Valladolid

Personal médico de dos municipios recibe 1a. vacuna

VALLADOLID.— Luego que arribaron anteanoche las vacunas en esta ciudad, ayer se inició la vacunación del personal médico del Hospital General y de acuerdo con los datos obtenidos, los primeros en recibirla son los que están ubicados en el área de Covid-19 y luego continuarán con el resto del personal, sobre todo los mayores de 60 años de edad.

De acuerdo con información obtenida, anteanoche arribó un camión que transportó las vacunas, cuya cantidad no se dio a conocer, pero llegaron custodiados por personal del Ejército y se le entregaron a la subdelegada de los programas sociales del gobierno federal, Alpha Tavera Escalante.

Llamó la atención que no se le entregó al personal médico, sino que la misma subdelegada fue quien lo recepcionó, de tal modo que los servidores de la nación verificarán que se apliquen las vacunas al personal.

Se guardó total hermetismo en cuanto al proceso de vacunación del personal, incluso no se informó de la cantidad de dosis que llegaron, pero se sabe que en el hospital de esta ciudad hay alrededor de 200 empleados, entre médicos, enfermeras, enfermeros, personal de apoyo, intendentes, incluso ahora personal asignado al programa 24/7 del gobierno estatal.

Personal médico del hospital comentó que las vacunas se aplicarán primero a los que están en primera línea, como los ubicados en el covitario, para luego continuar con el resto del personal, de acuerdo con su edad, pero de lo que se trata es que todos los trabajadores y los que tengan contacto directo con los enfermos se les aplicará el reactivo.

Por cierto, se averiguó que el área de Covid, es decir en la parte posterior del edificio central del sanatorio hay unas 35 de 100 camas ocupadas.

Fuentes militares indicaron que ellos no tuvieron acceso a las vacunas, pues el personal solo fungió como apoyo en materia de seguridad, desde que salieron de la ciudad de Mérida hasta entregarlas en el hospital de esta ciudad, de modo que ignoran cuántas fueron traídas. El personal médico manifestó su alegría por el arribo de las vacunas, pues ahora ya estará un poco más seguros para desempeñar su trabajo, aunque se aclaró que no quiere decir que se baje la guardia en cuanto a los cuidados que se tengan que aplicar, lo que sí puede ocurrir es que baje el número de decesos entre el personal médico y por ende sus familias también estarán un poco más seguras.

En Tizimín, con un fuerte dispositivo de seguridad llegaron al Hospital San Carlos las primeras 200 dosis de la vacuna contra el Covid-19.

Las vacunas llegaron desde anteanoche, pero la noticia comenzó a correr durante las primeras horas de ayer. Fue una mañana que trajo alegría y esperanza al personal de salud, tanto doctores como enfermeros se veían de buen ánimo recibiendo la primera de dos aplicaciones.

Aunque las dosis llegaron incompletas, se tomó como prioridad a los que están en el área Covid, hospitalización y en áreas de riesgo.

Hubo a quienes no se les aplicó por cuestiones de salud, otros por su religión, en tanto que unos cuantos esperan la vacuna de otra marca, pues la aplicable ahora es la de Pfizer, que según es 90% efectiva.

Algunos trabajadores de salud entrevistados indicaron que hay mayor interés en la vacuna rusa llamada Sputnik V, que hasta ahora tiene 96% de efectividad, de acuerdo con los estudios.

Según indican, técnicamente la vacuna está certificada pero también puede presentar reacciones después de recibirla, como diarrea, gripe o fiebre.

Sin embargo, la aplicación es opcional.

Por otra parte, también causa alegría pues con esto Yucatán da el primer paso y recibirla en estos momento que se da la segunda ola de la enfermedad es benéfico para el personal, ya que incluso se preparan para comenzar a atender de nueva cuenta a pacientes contagiados después de las celebraciones y reuniones decembrinas.

En tanto que el personal esperaba tu turno, arribó gente interesada en saber las fechas para aplicar las dosis y algunos curiosos pasaron al hospital para ver las aplicaciones.

Sin embargo, la entrada del lugar permaneció cerrada e incluso el área estuvo resguardada por soldados.— juan antonio osorio osorno/ WENDY UCÁN CHAN

 

Acuerdo luego de robar ropa

Mauricio Vila: “Fue el año más difícil”