in

Se vuelven frágiles las casas que se anegaron

El socavón que se abrió en una calle de la colonia Los Aguacates

En Tizimín dicen que algunas se están hundiendo

TIZIMÍN.— Las constantes inundaciones en la zona baja del fraccionamiento Los Aguacates han ocasionado que las casas se vuelvan frágiles, afirman vecinos que resultaron afectados por los fenómenos meteorológicos recientes.

Los trabajos de vecinos para mantener sus casas en óptimas condiciones aún no concluyen y algunos que rentaban viviendas ya dieron por concluido su contrato.

Pero lo que más preocupa a los vecinos es que en sus casas ya se comienzan a registrar fisuras en paredes y pisos.

Wilberth Escobedo dice que el suelo se está “como hundiendo”, lo que significa que las casas podrían estar cediendo pues sus cimientos han quedado frágiles.

Hay quienes han devuelto las casas que ocupaban en renta y unos más dicen que van a esperar la temporada de lluvias para retornar pues temen que vuelvan a inundarse y perder sus electrodomésticos así como sus muebles.

Según los afectados, en la visita más reciente de las autoridades municipales les propusieron donarles lotes en los terrenos que están cerca de la nueva escuela primaria Otilia López para volver a construir sus casas, sin embargo dicen que todavía les falta pagar al Infonavit, pues ya llevan 27 años y les queda 3 para terminar de saldar.

Según explican, siempre han padecido por las inundaciones, pero nunca antes habían quedado sus casas bajo el agua como en esa ocasión.

Por otro lado, en la calle apareció un enorme socavón que se formó tras la perforación del pozo que mandó a hacer el gobierno estatal.

Según el director de Obras Públicas, José Díaz Marrufo, el Ayuntamiento planea realizar trabajos de limpieza en alcantarillados e interconectar el nuevo pozo.

Precisa que con ellos ya se contará con tres pozos en esa misma vía.— WENDY UCÁN CHAN

Policía en corto