in

''Si abren las playas, subirá la venta''

Múltiples negocios ubicados en el malecón de Progreso están cerrados debido a que las playas están cerradas desde marzo por el Covid-19

Es “atole con el dedo” solo ampliar el horario laboral

Ni porque ya abren los sábados con servicio en comedor ni porque se amplió el horario de labores, comerciantes de Progreso ven subir sus ventas las cuales, aseguran, siguen al 50% por las restricciones con motivo de la pandemia de Covid-19.

“La verdad no hubo mejoría, pues todavía está lo de ‘Quédate en casa’ y la gente, aunque abra uno, solo sale a comprar lo indispensable y regresa a su casa y ya no sale”, señala Marisela Echeverría, dueña de una óptica en el centro de Progreso.

“La verdad está muy bajo. La gente solo sale para ir a comprar al mercado su comida, cuando diga las 12 o 1 ya no hay gente. Y la gente que hay es la que va a Elektra a pagar”, agrega.

Mientras tanto, dice, no sale para la renta porque no hay ganancias.

“Ni el aumento de horario está ayudando ni porque abrieron sábado”, afirma en alusión a que desde el jueves 17, en Yucatán, la circulación vehicular se permite de 5 a.m. a 11:30 p.m. (antes era de 5 a.m. a 10:30 p.m.) y los restaurantes pueden recibir clientes en sus edificios incluso los sábados y domingos (antes en esos dos días debían vender solamente con entrega a domicilio).

“Es más, yo creo que mejor se hubiera quedado el horario de 10 de la mañana a 5 de la tarde (desde el jueves 17 los restaurantes pueden abrir de 8 a.m. a 10 p.m.) porque ya más tarde no hay gente. Nosotros estamos cerrando a las 5:30 porque a las 6:30 o 7 ya no hay venta”.

Es tal la situación que, asegura Marisela, no vendió nada durante una semana.

La comerciante considera que si las autoridades abrieran la playa del malecón para que entre la gente, tal vez mejore un poco la economía (el 3 de julio se abrió solo al paso de vehículos).

“Me gustaría que lo abran porque al abrirlo mejoraría (…) pero, en lugar que nos ayuden, nos están perjudicando. Está muy feo, no hay venta. Ni para la renta sale pues las ventas bajaron como en 50% o más”, sostiene.

Javier Loera, de una tienda de artesanías, coincide en que cuando se abra el malecón la situación económica mejoraría.

“Si te das cuenta ya están abiertos algunos comercios. Abrieron cines, abrieron gimnasios, pero no abrieron las playas. Los lugares donde hay más contagio los abrieron, y los lugares donde se puede respirar aire puro siguen cerrados”.

Señala que como el malecón sigue cerrado, la Policía al hacer su rondín si ve gente en la playa, la saca y la gente se va, afectando a quienes viven del turismo.

“Mientras no haya apertura de playas la gente no viene y por consiguiente no hay derrama económica. Con esto (el aumento de horario de apertura) nos dieron atole con el dedo”, dice.

Javier reitera que no ve ninguna mejoría económica, pues el turismo sigue escaso. “Prácticamente nada de turismo, cuando en otros lugares, como Quintana Roo, ya están abiertas (las playas) desde agosto”.

Señala que las ventas están tan bajas que en promedio solo entran al negocio de 10 a 15 personas al día y no todas compran.

También lamenta que en esta pandemia, al menos él no recibió ayuda del gobierno.

Sin ayuda del gobierno

“A nosotros el gobierno no nos ha dado una ayuda. (Solo) está ayudando a sus amigos. El otro día vi que al hermano de una diputada le dieron su ayuda, igual a unas maestras de allí de Tahmek. Entonces, ¿dónde está la ayuda?

“Se benefician solo los que trabajan en el gobierno, los que siguieron recibiendo su sueldo, nada más. los que trabajamos por nuestra cuenta y fomentamos empleos, porque detrás de nosotros hay choferes, guías de turistas, los que lavan las camionetas, nada.

Campañas electorales

“Y, sin embargo, nosotros pagamos impuestos porque los pagos no se detuvieron. Supuestamente iban a bajar la mitad de la luz (…) ¿Cuándo un rico se ha preocupado por lo que le falta a la gente de abajo? No vengan a decir que el gobierno está preocupado, el gobierno está preocupado que le den lana y préstamos para las próximas campañas”, abunda.

Una empleada de una tienda de ropa dijo que las ventas están iguales a días anteriores y no hay la mejoría que se esperaba (con la ampliación del horario de labores vigente desde el jueves 17).

“La gente no entra, y los pocos que entran no compran. Sí están bajas (las ventas) y no solo aquí, he escuchado que así están todas las tiendas”.— I.C.E.

La relevancia de la zarigüeya, eje de próximo foro 

Yucatecos desarrollan respirador con un ''costo accesible''