in

“Sospechas” ejidales

Ejidatarios de Chapab en la reunión con empresarios que construyen una granja de cerdos. Los campesinos dijeron que acudirán a las autoridades agrarias porque el lote es suyo

A los tribunales, el presunto despojo de lote en Chapab

CHAPAB.— “¡Fuera la granja! ¡fuera los contaminadores!”, comenzaron a gritar los poco más de 300 ejidatarios cuando José Antonio Zumárraga tomó la palabra en la reunión realizada ayer en la casa ejidal, donde socios del ejido protestaron y denunciaron el domingo 21 que una empresa pretende despojarlos de amplio terreno donde se comienza a construir una granja de cerdos, en el kilómetro cuatro de la carretera Ticul-Chapab.

José Antonio Zumárraga, Jorge González y Javier Mercadillo, directivos de la granja, y su colaborador Alexander Rivadeneira asistieron a la junta.

Al empezar la reunión, el profesor Esteban Salazar dijo que José Antonio Zumárraga y otros socios dueños de la granja estaban en la reunión para justificar la compra que hicieron.

René Carrillo, excomisario ejidal, afirmó que es incongruente que de la noche a la mañana, ahora digan que el predio es de esa gente.

Un ingeniero que se identificó como Ángel Alvarado afirmó ser de la organización “Felipe Carrillo Puerto” y dijo que apoya a los campesinos para aclarar la adjudicación de esa tierra, “pues existen antecedentes de que la compra se hizo de manera muy turbia”.

“Yo tengo las escrituras, tiene muchas inconsistencia, no sé cómo fue que un notario público se haya prestado para hacer una escritura así; según el historial de este terreno quedó dentro del ejido.

“Nosotros, los campesinos, no estamos peleados con los adinerados, no estamos peleados con los empresarios, solo buscamos que las cosas se hagan bien y respeten los derechos de los ejidatarios”, agregó.

Zumárraga afirmó que compró legalmente la tierra y por eso tiene una escritura, sabe que actúa de manera correcta y por eso acudió a la reunión para dar la cara.

El ejidatario Adelfo Pool indicó ante los reunidos que “todo esto es extraño”.

“A pesar de todo, insisto en que ese documento con fecha de 30 de abril del 2020 es apócrifo. Hay que aclarar cómo fue que el comprador obtuvo la propiedad del ejido. Eso es lo que hay que aclarar, esto está claro, es un fraude, añadió.

Los directivos de la granja dijeron que “si en los tribunales se demuestra lo contrario; nosotros damos un paso atrás, sabremos respetar los derechos ejidales”.— Sergio Iván Chi Chi

Chapab Reunión de ejidatarios

Jorge González, empresario, dijo que dan la cara para mostrar que no son ladrones.

No compran conciencias

Afirmó que compraron a terceros el lote y fueron a aclarar el asunto, pues varios socios, junto con una empresa porcícola, invierten en la granja en siembras de limón y cerdos, y si entregan apoyos y despensas al pueblo no es para comprar conciencias.

Buscan arreglo

“Si nos robaron como empresarios al comprar un terreno que no es propiedad (privada), somos perdedores. No somos idiotas, pero podemos conciliar con ustedes, ustedes digan cómo podemos arreglar, buscamos hacer amigos, no enemigos”, agregó.

Irán a autoridad agraria

Por último, los campesinos señalaron que buscarán esclarecer este proceso turbio de compraventa ante las instancias correspondientes para saber cómo fue que algunas personas se prestaron para tratar de robar estas tierras al ejido.

Campeche reporta 94 nuevos contagios de Covid-19; la cifra más alta

Cartón de Tony: Activando el protocolo