in , ,

El gobierno de Yucatán: la orden federal es incinerar los cadáveres de Covid-19; la SSA: la familia decide

Al contratar a una funeraria, la familia elige si inhuma o incinera a su pariente muerto de Covid-10, en México. En la imagen, el traslado de un fallecido de la pandemia en Perú

El gobierno de Yucatán declaró ayer martes que “por disposición federal” se incinera a los fallecidos de Covid-19. Pero la Secretaría de Salud federal (SSA) ordena, en dos documentos, que la familia puede ver el cadáver de su pariente muerto de Covid-19 en el hospital, elegir si lo inhuma o incinera e, incluso, recibir el pésame en su casa, si en ésta hay las condiciones para cumplir con la sana distancia y no hay enfermos.

No obstante, la familia tiene prohibido hacer un velorio si el país está en la fase tres (epidemia) de la emergencia nacional .

cadáveres de covid-19 méxicoLa SSA publicó la “Guía para Manejo de Cadáveres por Covid-19 (SARS-CoV-2) en México” hace 24 días, el domingo 5 de abril, casi un mes después que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró el 11 de marzo que esa enfermedad ya es pandemia y casi tres semanas después que la misma SSA reportó el primer deceso por ese padecimiento en el país (un varón de 74 años de edad que el miércoles 18 de marzo pereció en el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias en Ciudad de México).

cadáveres de Covid-19 MéxicoEl martes 21 la SSA declaró el inicio de la etapa tres (epidemia) de la emergencia nacional por Covid-19 y, además, actualizó esa guía con el nombre “Lineamientos de Manejo General y Masivo de Cadáveres por Covid-19 (SARS-CoV-2) en México” con el objetivo de “establecer las directrices para el manejo ético, seguro, transporte y disposición final de cadáveres que presenten confirmación o sospecha de infección por SARS-CoV-2, así como las directrices para manejo masivo de cadáveres durante el escenario tres de la pandemia en México”.

El Coronavirus 2 del Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS-CoV-2) es el nombre que la OMS dio al virus que causa la Enfermedad por Coronavirus de 2019 (Covid-19).

El manejo de los cadáveres en Yucatán

En Yucatán, el viernes 3 de abril se reportaron los dos primeros decesos por la pandemia. Hasta la fecha no hay un comunicado oficial que informe del protocolo que se sigue para el manejo de cadáveres.

A raíz de que dos ayuntamientos informaron que los vecinos que fallecieron recientemente fueron cremados por “protocolo del Sector Salud”, el gobierno del Estado informó ayer martes que “por disposición federal” se incinera a los fallecidos de Covid-19, que ya analiza la legislación al respecto y que estos días dará a conocer sus propios lineamientos en la materia.

Morir de Covid-19 en un hospital de Yucatán conlleva la incineración, excepto en dos situaciones

El gobierno de Yucatán: “Por disposición federal” se incinera a los fallecidos de Covid-19

No hay pruebas de que el cadáver transmita Covid-19

Una revisión de las dos guías de la SSA arroja que en ambas se asienta lo siguiente:

No hay evidencia hasta la fecha, de que exista riesgo de infección a partir de cadáveres de personas fallecidas por Covid-19; sin embargo, puede considerarse que estos cadáveres podrían suponer un riesgo de infección para las personas que entren en contacto directo con ellos, por lo que deben ser manejados según lo establecido en el Reglamento de la Ley General de Salud en Materia de Control Sanitario de la Disposición de Órganos, Tejidos y Cadáveres de Seres Humanos y las Normas Oficiales Mexicanas relacionadas, además de considerar el respeto por la dignidad humana en el tratamiento de los cadáveres y la relación con los familiares del fallecido, y se deberá verificar que se sigan las precauciones recomendadas en esta Guía en todo momento” .

“Guía para Manejo de Cadáveres por Covid-19 (SARS-CoV-2) en México” y “Lineamientos de Manejo General y Masivo de Cadáveres por Covid-19 (SARS-CoV-2) en México”, de la SSA.

Esta declaración concuerda con el punto de vista de la OMS sobre los cadáveres de personas fallecidas por enfermedades de los pulmones, los cuales, según la misma OMS, solamente representan un peligro de contagio cuando se hace una autopsia, ya que al cortar huesos, abrir el cuerpo y extraer tejidos y órganos escapan aerosoles de los mismos.

Párrafo borrado

En la revisión, se observó además que en los “Lineamientos” se suprimió el siguiente párrafo que aparece en la mencionada “Guía”:

Resultará necesario explicar a la familia en términos sencillos la necesidad de no tocar ni besar el cuerpo bajo los conceptos de los mecanismos de transmisión de la enfermedad (contacto y gotas). A la entrega del cadáver por parte del personal capacitado para ello de la institución, la familia debe contar ya con un plan de disposición del cuerpo y con los servicios funerarios contratados”.

“Guía para Manejo de Cadáveres por Covid-19 (SARS-CoV-2) en México”, de la SSA.

No obstante, tanto en la “Guía” como en los “Lineamientos” se establece que “como parte de la sensibilidad al contexto cultural, es importante respetar la decisión de los familiares de ver el cuerpo si así lo solicitan, después de su extracción de la sala de aislamiento o área de urgencias”.

Fragmento de la Introducción de la “Guía para Manejo de Cadáveres por Covid-19 (SARS-CoV-2) en México”, de la SSA

Muertes en hospital, casa o durante un traslado

Los “Lineamientos” establecen las reglas que las autoridades y los deudos deben respetar cuando una persona fallece de Covid-19, confirmada o sospechosa, en un hospital, en una casa o durante un traslado a un nosocomio.

Si se perece en un nosocomio

Ordena que cuando el deceso ocurre en un hospital se debe hacer lo siguiente (en ese orden):

  1. Avisar a los familiares y al equipo que maneja cadáveres en el nosocomio.
  2. El cadáver se debe introducir en una bolsa de traslado para cadáver biodegradable, que reúna las características técnicas sanitarias de resistencia a la presión de los gases en su interior e impermeabilidad. La introducción en la bolsa se debe realizar dentro de la propia habitación. Una vez que el cadáver esté adecuadamente empacado en la bolsa, se recomienda la desinfección externa de la bolsa con solución de hipoclorito 0.1% (1000 ppm).
  3. Realizar la plena identificación del cuerpo (al menos con identificación oficial del occiso y del familiar responsable de él).
  4. Se puede permitir el acceso solo a dos familiares o amigos más próximos y cercanos, quienes deberán de utilizar precauciones de contacto y gotas, supervisada por personal de salud; se les otorgará los equipos de protección personal (EPP) necesarios y se dará la recomendación de no establecer contacto físico con el cadáver (no tocar ni besar el cuerpo), ni con las superficies u otros fómites ( objeto carente de vida o sustancia) de su entorno que pudiera estar contaminados
  5. Un camillero, con traje de bioseguridad, debe trasladar lo más pronto posible el cadáver a la morgue del hospital. La camilla de traslado se deberá desinfectar con soluciones con hipoclorito 0.1% (1000 ppm) posterior a dejar el cuerpo en la morgue.
  6. Cuando el personal del hospital entregue el cadáver, la familia debe contar ya con un plan de disposición del cuerpo y con los servicios funerarios contratados. Se recomienda no abrir el ataúd.

En este apartado también se enlista lo que debe hacer el personal de salud para desinfectar el cuarto donde murió la persona y los equipos, así como las medidas para hacer una necropsia. También dice que el féretro no representa un peligro de contagio, luego de introducir la bolsa desinfectada con el cadáver.

Si se fallece en casa o en un traslado

Para el caso de la persona que muere en su casa o durante un traslado al hospital, la SSA ordena que personal del equipo forense de la Fiscalía General del Estado o de una funeraria (con equipo de bioseguridad) manejará el cadáver en el mismo sitio del fallecimiento: lo identificará, meterá en una bolsa y luego en un ataúd.

Indica que la familia o el personal de salud que sea testigo de la muerte debe avisar a la Fiscalía y a la Secretaría de Salud del Estado para que se cumpla con ese protocolo.

cadáveres de Covid{19 méxico

Disposición final del cuerpo: Inhumación o cremación

La SSA establece que los deudos pueden elegir por la inhumación o la cremación. No obstante, establece una serie de requisitos que se deben cumplir para optar por la incineración.

cadáveres covid-19 méxico

Servicios en funeraria o en casa

De acuerdo con los “Lineamientos” de la SSA, las autoridades deben notificar a la funeraria cuando se le entrega un fallecido de Covid-19 para que tome las medidas de bioseguridad que previenen los contagios.

La funeraria tiene prohibido hacer el embalsamiento, actuaciones de limpieza e intervenciones de tanatopraxia o tanatoestética sobre el cadáver, si no tiene el personal capacitado y los equipos para realizarlo con bioseguridad.

Recomienda la SSA que la velación del cuerpo se evite siempre que sea posible y se solicite a la familia que lo inhume o incinere de manera inmediata, para que no haya concentración de personas y el consiguiente peligro de contagios.

Sin embargo, si se decide hacer un velorio, la SSA ordena que “deberá de ser menor a cuatro horas, y con no más de 20 personas, mantener el ataúd cerrado y garantizar las medidas higiénico-sanitarias (usar mascarilla quirúrgica, lavarse las manos, en un espacio ventilado y no pequeño) y de sana distancia en la sala donde se lleve a cabo la ceremonia, esto según lo recomendado por las autoridades de salud”.

El velorio, prohibido en la fase de epidemia

Aclara que “en el caso de las defunciones en la fase tres (epidemia) de la emergencia, se dará destino final a las defunciones en el modo de inhumación o cremación, de acuerdo con la decisión tomada por los familiares más cercanos, sin intermediar proceso de velación”.

México declaró la fase tres de la emergencia por Covid-19 desde el 21 de abril.

Aunque no se puede hacer velorios, la SSA indica que los deudos pueden recibir en su casa el pésame de familiares y conocidos cercanos, siempre y cuando ninguno de la familia haya tenido contacto con su pariente fallecido en un plazo de 14 días mínimo.

El velorio está expresamente prohibido por la SSA también cuando una entidad active un Centro Temporal de Resguardo de Cadáveres o una Ampliación de Fosas en Cementerios, lo cual se debe hacer cuando los decesos de Covid-19 aumenten cuando menos 70% la cifra de difuntos que se suele manejar en una localidad o región.

La guía de la OMS, base para los países

Los “Lineamientos” de la SSA coinciden en general con el documento “Procedimiento para el manejo de cadáveres de casos de COVID-19”. Que el gobierno de España emitió en febrero y actualizó en abril.

Por ende, se infiere que las guías de México y España se basan en el protocolo de la OMS para el manejo de cadáveres para la pandemia de Covid-19.— Flor Estrella Santana

Aclara Coparmex: Javier Lozano no será vocero, colaborará como voluntario

AMLO: 1,000 municipios del país podría volver a la normalidad el 17 de mayo