in

Suelo de la Península, otro obstáculo al Tren Maya

Mapa hecho por el equipo de López Obrador sobre la ruta del tren

Dificultades por el tipo de suelo de la Península

CIUDAD DE MÉXICO (El Universal).— El proyecto de Tren Maya se enfrenta a otro obstáculo para su desarrollo: las características geológicas de los suelos de la Península de Yucatán, que tienen en sus entrañas miles de kilómetros de sistemas de cuevas, galerías y cenotes.

Los suelos están compuestos por piedra carbonatada que deja pasar el agua y poco a poco se disuelve hasta formar estos cuerpos subterráneos que conforman la reserva de agua dulce más grande del país, así que para construir el tren es indispensable conocer la ubicación exacta de estos cuerpos de agua, para no dañarlos y también prevenir accidentes por la obra.

Emiliano Monroy Ríos, hidrogeólogo de la Northwestern University Technological Institute, explica que “en estos terrenos es muy común que haya colapsos, así es como se formaron los cenotes. Se pudo caer el techo de una cueva hace 2 millones de años, de otro hace 100,000 años y mañana se puede caer otro”.

También considera que ubicar el sistema de cenotes que hay bajo el trazo del tren es difícil, más si se considera que desde los años 80, los buzos espeleólogos han localizado una red de 1,500 kilómetros de cuevas.

 

Conocidas en el mundo

Emiliano Monroy Ríos, quien ha estudiado por 15 años los cuerpos de agua subterráneos de la Península, señala que estas redes de cuevas son conocidas entre la comunidad espeleológica internacional porque son los sistemas subacuáticos más grandes del planeta.

“Un honor acompañarles”, dice Ivanka Trump

Maratón de payasos por una buena causa en Progreso