in

Suicidio frustrado en Halachó: hombre se dejó caer a un pozo

HALACHÓ.—Gaspar T.C. gritó “ya no quiero vivir” y se dejó caer al pozo con una soga amarrada al cuello. Su intención era suicidarse, pero el tronco se rompió y Gaspar se fue al fondo del pozo.

El suicidio frustrado ocurrió por la tarde en calle 21 entre 12 y 14 de Halachó.

Presunta causa sentimental

Gaspar T.C., de 40 años de edad, se separó de su esposa hace varios meses y, al parecer, por eso atentó contra su vida.

En un descuido de su padre, Juan T, de 83 años, Gaspar desató el cubo de la soga, se amarró ésta al cuello y se arrojó al pozo. Pero la madera no resistió su peso y se fue al agua.

Caída de nueve metros

El hombre logró sobrevivir, pese a que el pozo tiene nueve metros de profundidad y la altura del agua es de un metro y medio.

Bomberos rescataron al suicida frustrado, quien recibió atención de paramédicos de la SSP antes de ser trasladado al hospital del IMSS en Maxcanú. — MEGAMEDIA

Mundo al día

Emotivo regreso de Jesse & Joy a Mérida