in

Tekaxeña recibió 44 puñaladas de un feminicida 

Alexander C.G. es detenido en Cancún como presunto asesino de María Rosalía Chan Tinal en un lote aledaño a un taller mecánico de Mérida

“Muerte lenta y dolorosa”

MÉRIDA.— El homicidio de la tekaxeña María Rosalía Chan Tinal fue calificado como brutal, inhumano y cruel en la audiencia de imputación de un chiapaneco, ayer jueves, en el Centro de Justicia Oral de esta ciudad.

La mujer recibió 44 puñaladas y no murió a causa de las heridas sufridas, sino por las hemorragias.

“Fue una muerte lenta y dolorosa”, se asienta en el dictamen de los forenses.

Tras herir de muerte a la tekaxeña, de 24 años, el presunto homicida, identificado como Alexander C.G., alias Alejandro C.G., chiapaneco de 21 años, la dejó tendida en el suelo, agonizando y completamente desnuda.

El presunto feminicida sabía que sería descubierto, toda vez que el crimen lo realizó en el predio que su patrón le había confiado para que cuide, debido a que no tenía dónde vivir, ni familiares o amigos.

Con base en las investigaciones de la Policía Estatal Investigadora, asentadas en la carpeta de investigación, los fiscales recrearon los últimos momentos de vida de María Rosalía, quien fue oriunda de la comisaría de Xayá y madre de dos hijos, de 4 años y de seis meses.

Cronología

La historia se inició a las 6:40 de la tarde del sábado 8 en el bar “La Isla”, ubicado en la calle 59 de la colonia Bojórquez de esta capital.

A esa hora las cámaras de seguridad registraron la llegada del presunto criminal, quien ocupó una mesa y pidió una cerveza.

La joven madre fue la encargada de atender esa mesa. Se sentó a “fichar” con el cliente; bebió dos copas y ambos estuvieron platicando un largo tiempo.

A las 9:56 de la noche Alexander o Alejandro se retiró del bar y María Chan siguió trabajando como de costumbr. Como era sábado, tenía mucha clientela.

Poco tiempo después, a las 10:22 de la noche, el sujeto regresó al negocio; ocupó un lugar en la barra y contactó de nuevo a quien sería su víctima, quien en ese momento estaba bajo los influjos del alcohol.

Él le ofreció que se fueran juntos a su casa y a cambio le pagaría 700 pesos.

La muchacha siguió atendiendo mesas y clientes.

A las 11:05, tuvieron su primer contacto físico. En las cámaras de seguridad se ve que se paran, se encuentran, se besan y acarician. En ese momento, presuntamente cierran el acuerdo para irse a la casa del chiapaneco, a cambio de 700 pesos.

La joven le informó a su amiga “Mía” que se iría con ese cliente. Su compañera le indica que no se fuera debido a que no lo conocía y que no tenía necesidad, ya que le fue muy bien en la jornada.

Pero María Chan hizo caso omiso a las recomendaciones y a las 11:15 ella y el agresor salieron juntos del bar y estuvieron en la puerta unos minutos esperando un taxi.

A las 11:23, al no conseguir taxi se fueron caminando hasta la casa donde la joven fue asesinada, en la calle 24 con 27 de la colonia Francisco I. Madero, a unos metros del Hospital Psiquiátrico.

Fue la última vez que se tuvo contacto con ella.

En el predio mencionado entraron por la puerta principal, con las llaves que su patrón le dio a Alexander.

Conflicto

María Chan se desnudó y en un momento dado hubo un desacuerdo, lo que derivó en el brutal homicidio.

El agresor le ocasionó 44 heridas con arma blanca a la mujer y se presume que dejó de atacarla debido a que él se cansó de apuñalarla.

El cuerpo quedó tendido, desnudo, en una pequeña terraza entre un charco de sangre. Tras los hechos el sujeto huyó y llegó al hotel “Hospedaje México”.

Dijo al encargado que había sufrido un accidente de tránsito y que por ello tenía la camisa y los tenis manchados de sangre.

Ocupó la habitación 11 y pagó por adelantado; al poco tiempo se retiró sin devolver la llave y por ello fue perseguido por el encargado, quien le dio alcance y pudo recuperar la llave.

Entonces Alexander paró un taxi y se marchó.

La Policía aseguró la habitación y la camisa manchada con sangre y un documento que el sujeto dejó en el bote de basura del cuarto de hotel.

Los investigadores integraron la carpeta de investigación y solicitaron la orden de aprehensión, que se cumplió anteayer miércoles en la tarde en Cancún, donde el acusado estaba con unos amigos.

El motivo del asesinato con saña aún no se sabe a ciencia cierta.

Sin embargo, se manejan dos hipótesis: la primera es que la joven presuntamente se burló de su hombría y la segunda es que ella le contagió VIH en un encuentro anterior.— David Chan Caamal

Motociclistas de Izamal justifican el no usar casco

Defensa de Telchac