in

"Aquí estamos fregados": en comisaría de Tizimín pasarían meses inundados

SANTA ROSA Y ANEXAS, comisaría de Tizimín.— Ya son 13 días que están inundados pobladores de esta comunidad, y las familias no solo viven entre agua podrida, sino a merced de moscos, sanguijuelas y lagartos.

Como se recordará, la tormenta tropical “Gamma” causó en el oriente del Estado fuertes lluvias que ocasionaron las primeras afectaciones a varias comisarías de Tizimín, entre ellas Santa Rosa y Anexas, ubicada a 62 kilómetros de la cabecera municipal.

Las intensas lluvias causaron el desbordamiento de aguadas y cenotes alrededor de la población que están interconectados.

Con la experiencia que han vivido en años anteriores los pobladores que viven en la periferia y en las zonas bajas no dudaron en desalojar sus casas desde la tormenta tropical y se refugiaron con vecinos y familiares.

La situación parecía no ser tan crítica hasta que el huracán “Delta” los inundó aún más de lo que ya estaban. Desde entonces los pobladores no han podido regresar a sus casas, las actividades en el campo están suspendidas y sus parcelas y cultivos quedaron bajo el agua.

Lee: Inminente meses de reses, por las inundaciones

A diario van en bicicleta, alijos o caminando para ver si sus pocas pertenencias siguen en su lugar y si el agua ya bajó.

Conagua envió una máquina extractora que ya lleva tres días extrayendo el agua, pero de poco ha servido pues pareciera que en lugar de bajar el agua sube de nivel.

José Camas, vecino de la comunidad, dice que es extraño pues en lugar que el agua disminuya sube y creen que se debe a que hay corrientes que tienen conexión con Quintana Roo, además que los cenotes quedaron al tope y si esto no se resuelve a tiempo pasarían hasta seis meses inundados.

El hombre recordó que cuando llegó el huracán “Wilma” hace más de 10 años, el gobierno estatal les envió una máquina de extracción de 8 pulgadas que arrojaba el exceso de agua a un kilómetro de la localidad.

Por eso ahora José Camas pide que si el gobierno de Mauricio Vila Dosal tiene la posibilidad, que les manden baños portátiles, pues los sanitarios que tienen en las casas donde no se inundó no se dan abasto.

Añade que los del sector salud han acudido a fumigar y tirar pastillas para controlar el brote de moscos, pero es mucha el agua así que el químico no es suficiente para cubrir toda la parte inundada.

Aparecen sanguijuelas

Por si fuera poco, dice que ya comienzan a aparecer sanguijuelas pues el agua cada vez se pudre más y ya hasta la misma gente se está acostumbrando a la peste.

Humberto Cauich Arceo, secretario del comisariado municipal, indica que son 64 casas que están inundadas, el agua estancada tiene una profundidad de 50 centímetros y en zonas bajas alcanza incluso los dos metros.

El cerco de alambre de sus parcelas y sus cultivos está bajo el agua, se mueven con alijos para ver a sus animales y cuidar que en sus casas no les roben.

Hay pestilencia

La pestilencia que se siente ahora no es nada, dice, pues en unas semana el hedor empeorará ya que los sumideros se desbordaron.

Tampoco hay agua potable y la pipa que les mandaron hace cuatro días no dio abasto y a muchas personas no les tocó.

“Lo que estamos haciendo es ir a pozos donde las casas están en lo alto para acarrear agua y poder bañarnos o lavar un poco de ropa.

“No se puede seguir viviendo así; si siguen con esa máquina nos va a llevar de 4 a 6 meses (el desaguado) porque no está disminuyendo el agua, que sigue en las mismas”.

Proponen dos opciones

Dijo que hay dos opciones que le han planteado al alcalde Mario González González: que se abra un canal rompiendo la carretera y poner tubería para que haya un desagüe natural al otro lado de la carretera, o que se consiga una máquina igual a la que se trajo hace 11 años a la comunidad en la administración de Patricio Patrón Laviada.

“Aquí no vino el gobernador Vila, se fue a El Cuyo en lugar que lo traigan donde realmente estamos fregados; el poquito dinero que tenemos guardado no nos va aguantar mucho tiempo, necesitamos trabajar y regresar a nuestras casas, no es lo mismo estar encomendados en casa ajena”, expresa.

Afortunadamente, dice, les han estado llevando despensas y agua para tomar pero requieren que se hagan ciertas modificaciones al sistema de agua potable para que se reanude el servicio, petición que le han manifestado a la dirección del ramo.

Ayer estaban Vectores del sector salud, quienes informaron que ya es la cuarta visita que realizaban para echar larvicidas y hacer termonebulizaciones para controlar el brote de moscos.

Añadió que los sapos han estado ayudando pues se están comiendo las larvas y aunque suenen molestos por las noches benefician a la población.— WENDY UCÁN CHAN

Primer día en seis meses sin muertes por Covid-19 en Yucatán

El presidente Andrés Manuel López Obrador (Foto de Xinhua)

Conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador