in

Tiempo de conversión

djnsjkdkjnañk ndkanñk

Imponen cenizas a católicos en el inicio de Cuaresma

PROGRESO.— En la concurrida misa de imposición de cenizas en la iglesia de la Purísima Concepción y San José, el vicario Germán Chan Cauich recordó que la Cuaresma es tiempo de gracia y conversión, de ayuno y abstinencia.

El padre ofició la misa ayer a las 7 horas e invitó a los feligreses a evitar vivir la Cuaresma como un tiempo de gracia y no de carga.

Decenas de católicos asistieron a recibir la ceniza, como símbolo del inicio de la preparación cuaresmal previo a las celebraciones de Semana Santa.

En su homilía, Chan Cauich señaló que la Cuaresma no debe ser concebida por los cristianos como una carga o tiempo de sacrificio, sino que debe ser redescubierta como un periodo de gracia, buscando una nueva forma de relacionarnos con el ayuno, la oración y limosna.

El sacerdote explicó que el ayuno no se debe limitar a evitar la ingesta de bebidas y comidas, sino se debe ofrecer a Dios una circunstancia de nuestra vida, en la que logremos frenar nuestras pasiones y verlo como un momento para saber “qué soy capaz de hacer”.

“La oración debe ser una forma de estar cerca de Dios, relacionarme con él y debe surgir espontáneamente para comprender su amor misericordioso”, expresó.

Con respecto a la limosna, el vicario indicó que debe significar más que solo desprenderse generosamente de cosas materiales; es decir, debe ir más allá, ofreciendo tiempo y esfuerzo en ayudar, visitar y atender a los más necesitados y enfermos.

“Al recibir la ceniza se logra el signo de querer estar en una relación con Dios, para que los siguientes 40 días se pueda fundamentar nuestra fe cristiana y lograr la identidad a través de su misterio pascual”, externó.

Luego los feligreses, entre niños, jóvenes, adultos y personas de la tercera edad, recibieron las cenizas en signo de su compromiso con el periodo de cuaresma a fin de prepararse para los festejos de Semana Santa.

En Hunucmá, la misa fue oficiada por el vicario Felipe Escalante.

“Con este periodo de penitencia debemos portarnos como verdaderos cristianos y pedirle a Jesús que este periodo sea de verdadera conversión, llevando el mensaje de Cristo a nuestros hermanos”, expresó el padre.

También pidió por la salud de los enfermos.

“Practiquemos nuestro apostolado con toda humildad”, comentó.

Después de la homilía se llevó al cabo la imposición de cenizas a los presentes, incluso unos recibieron la Comunión.— Gabino Tzec Valle/ Jorge Castilla Franco

 

Síguenos en Google Noticias

Condiciones climáticas impiden atraque en Cozumel de polémico crucero

Quieren salvar vidas