in

Tizimín recibe recursos tras el paso del huracán

El alcalde Mario González González supervisa daños por los ciclones

TIZIMÍN.— Con respecto a la nota publicada ayer, el ayuntamiento de Tizimín envió un comunicado que en resumen dice:

Antes, durante y después de la contingencia por el huracán “Delta”, el Gobierno del Estado, a través de varias dependencias y, particularmente, el gobernador Mauricio Vila Dosal, han estado en permanente comunicación con el alcalde Mario González González y han brindado el apoyo en recursos materiales y humanos al Ayuntamiento.

De parte del primer edil y el Ayuntamiento solo hay palabras de agradecimiento por la cooperación entre los niveles de gobierno.

En relación a las bombas extractoras de agua, se puntualiza que el Ayuntamiento gestionó ante las autoridades de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), dependiente del Gobierno Federal, dichas bombas a lo que el responsable de la oficina respondió que se contaban en el Estado con tres y que si no había alguna necesidad más apremiante, serían enviadas a Tizimín.

Sin embargo, las inundaciones en el fraccionamiento Las Américas, en el municipio de Mérida, causaron mayores afectaciones que en las tres comisarías, por lo que se entendía la situación, aún así, dos bombas fueron enviadas al municipio, manejadas por técnicos de la Conagua que siguen trabajando en la extracción de agua.

No el Gobierno del Estado canceló la bomba a Tizimín ni se llevó a Mérida una de ellas, pues fue una gestión ante una dependencia federal que puso del conocimiento del alcalde la situación con respecto a la maquinaria.

Con respecto a la construcción de pozos, el gobierno del Estado brindó su apoyo y envió dos máquinas perforadoras que han sido de gran ayuda porque se perforaron 16 pozos en una primera etapa y habrá más pozos para beneficio de otros sectores de Tizimín.

Ante la situación de emergencia en la ciudad de Mérida por las inundaciones, se acordó y se entiende, que era necesario el traslado de la maquinaria en las zonas de mayor afectación en la capital del Estado.

La solidaridad siempre debe existir y más en estos momentos.

Se reconoce que las autoridades estatales hacen un esfuerzo importante para apoyar a todos los municipios afectados y Tizimín ha sido uno de ellos, hecho que se agradece a nombre de todos los tizimileños.

Por su parte, el gobierno del Estado informó en un comunicado que Vila Dosal encomendó a todas las dependencias de su gestión redoblar esfuerzos y desarrollar acciones para atender las necesidades más apremiantes de los municipios afectados por el paso del huracán “Delta” y la tormenta “Gamma”, sobre todo en el oriente del Estado, particularmente, en Tizimín.

Por instrucción del mandatario, se trasladaron inmediatamente dos maquinarias perforadoras de la Secretaría de Desarrollo Rural (Seder) al lugar de desastre para hacer 15 pozos, a fin de conseguir que el nivel del agua bajara en la ciudad.

Uno de los puntos que más estragos sufrió fue el fraccionamiento Residencial, donde el titular del Ejecutivo constató la gravedad de las inundaciones, que cubrieron varias viviendas. Luego de las labores de excavación, el torrente disminuyó rápido.

De manera coordinada, se priorizó atender los lugares donde había gran acumulación de agua y una vez descendido el nivel, se trabajará en nuevas fosas para evitar futuras afectaciones a las familias tizimileñas, acorde con el compromiso del GobernadorSe realizaron dos pozos en Residencial del Parque, cuatro en Santo Domingo, y uno en Jacinto Canek, Felipe Carrillo Puerto y Sebastián Molas, por mencionar algunos.

A su vez, durante cuatro días, la Seder asignó cinco camiones de tres toneladas, con el apoyo de ocho personas, para ayudar al Ayuntamiento en la limpieza de las calles y comisarías, con el propósito de agilizar el tránsito de vehículos, tanto en vías internas como en los accesos a las comunidades.

Durante la supervisión, el titular de la dependencia, Jorge Díaz Loeza, se comprometió, en la medida de sus atribuciones y recursos, a apoyar al gremio ganadero que perdió sus animales por el temporal.

En la comisaría de El Cuyo, se verificaron las condiciones de los refugios temporales, de manera que contaran con lo necesario para atender a las familias.

En dicha localidad, se envió una excavadora para agilizar los trabajos de desazolve del puerto de abrigo, para que los pescadores puedan salir al mar a ganar su sustento diario.

La Secretaría de Pesca y Acuacultura Sustentable (Sepasy) se sumó a la labor con la gestión de una maquinaria conocida como “Brazo de chango”, a través del Instituto de Infraestructura Carretera de Yucatán (Incay).

Jorge Díaz visitó los lugares afectados por el ciclón, a fin de redoblar esfuerzos para reanudar la siembra y respaldar a los hogares afectados por las lluvias, como la entrega de 800 paquetes alimentarios y agua potable.

Sin bajar la guardia y en respaldo, tanto de Tizimín como de todos los municipios afectados, la Seder inició la entrega de insumos del programa de Peso a Peso.

En esta ciudad, el pasado sábado el funcionario repartió suministros como azúcar, láminas y cajas para abejas por citar algunos.

La Coordinación Estatal de Protección Civil (Procivy) mantuvo estrecha coordinación con autoridades del municipio sobre el comportamiento del huracán y la tormenta, a fin de preparar acciones de apoyo.

En las dos contingencias, hubo un estrecho trabajo con Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y a la Coordinación Nacional de Protección Civil (CNPC).

También se habilitaron refugios temporales, dotados de insumos, para atender a gente de Río Lagartos, San Felipe y Las Coloradas, en donde se brindó transporte, alimentación, seguridad y servicios médicos.

Asimismo se facilitaron colchonetas, camiones y herramientas, pipas para el desazolve de calles y para el abasto de agua potable a la población, aunado a las tareas de corte de ramas.

La Junta de Agua Potable y Alcantarillado (Japay) proporcionó pipas en Dzilam de Bravo, Tizimín, Río Lagartos, El Cuyo, Chichimilá, Uayma y Santa María.

Hace tan solo unos días, Procivy visitó la comisaría de Santa Rosa y Anexas por las inundaciones que aún persisten y que son atendidas por personal de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), con el apoyo de una bomba extractora y del cuerpo de bomberos estatal.

El gobierno del Estado ha tomado como prioridad el tema de la seguridad alimentaria, cuyas tareas son coordinadas por el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) Yucatán.

En el caso de Tizimín, se han redoblado esfuerzos para brindar comida de calidad a la gente, particularmente en El Cuyo, donde se instaló una cocina comunitaria provisional en la que se reparten desayunos, almuerzos y cenas a 450 habitantes, dando cumplimiento al compromiso que hizo el Gobernador con esa localidad.

Hasta el momento, se ha llevado a esa zona 950 kilogramos de alimentos.

El DIF apoyó a 139 familias de Xpambihá y Chenkekén con paquetes alimentarios, cobertores, agua purificada y huevo, en tanto que en Santa Rosa y Anexas se otorgaron 190 paquetes alimentarios, 682 litros de agua purificada, ropa y pañales para bebé.

El Ejército Mexicano instaló una cocina comunitaria, primero en Tizimín y luego en Río Lagartos, para apoyar a los damnificados del Oriente con siete mil 500 raciones de comida diarias, para lo cual el DIF Yucatán otorgó 1.4 toneladas de alimentos y mil 164 litros de agua.

Por otra parte, mediante la iniciativa Yucatán Solidario, creada por Vila Dosal para hacer un llamado al altruismo del empresariado local y la sociedad, se recolectaron alimentos, artículos de higiene personal, cobertores, ropa, agua purificada y cubrebocas para las localidades de Dzonot Mezo, San Isidro Kancabdzonot, San Lorenzo Chiquilá, San Luis Tzuctuk, Samaria y San Pedro Juárez.

Los insumos dispuestos en esas comisarías han sido donados por la ciudadanía y por marcas y comercios como Polpusa, Difasa, Heinekén, Grupo Modelo, Dipacu y Venados Fútbol Club, además del aporte de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Por medio de esta estrategia, se llevó a estas comunidades 525 paquetes alimentarios, dos mil 400 cubrebocas, dos mil 318 litros de agua potable, 240 cobertores, ropa y pañales para bebé.

Recuperan equipos de hemodiálisis robados, durante cateo a una casa