in

Seis crímenes entre familiares que cimbraron a la sociedad yucateca

Según un estudio psicológico, no hay personas normales y cualquiere puede cometer parricidio.- Foto ilustrativa de internet

El diccionario de la Real Academia Española define parricidio como “muerte dada a un pariente próximo, especialmente al padre o la madre”.

El Cuarto Mandamiento de la Ley de Dios, de la Iglesia Católica dice: “Honrarás a tu padre y a tu madre”.

En Yucatán, con diferencia de apenas dos días, tres personas murieron a manos de un familiar y una más se debatía entre la vida y la muerte, en atentados cometidos por dos personas.

Te puede interesar: Tragedia familiar en Hoctún

De acuerdo con un reportaje del sitio argentino El Territorio, en el que consulta a varios profesionales acerca del parricidio, “no necesariamente quien mata a un familiar presenta una patología psiquiátrica o psicológica".

"Porque una persona, con rasgos neuróticos, que es la estructura psicológica de la mayoría de los sujetos normales, si por alguna circunstancia sufre una falla en el control de los impulsos, puede llegar a matar”.

No hay persona normal

Dentro del ámbito de la psicología y de la psiquiatría, dice la publicación, no existe la categoría de "persona normal" y el universo de personalidades se encuentran dividido en tres grandes grupos que son los neuróticos, los psicóticos y los perversos.

“El grupo de los neuróticos es donde estamos la mayoría de los que nos consideramos normales. Las personas que vivimos con las angustias, alegrías y preocupaciones de la vida cotidiana”.

Los psicóticos escuchan voces. Se creen que son de otro planeta. Están desubicados en tiempo y espacio real

“En el segundo grupo están los psicóticos, que son personas que tienen problemas de ubicación en el mundo real. Escuchan voces. Se creen que son de otro planeta. Están desubicados en tiempo y espacio real. Un ejemplo de este grupo de patología son los esquizofrénicos”.

Muy sociables

“El tercer grupo corresponde a los perversos, que no tienen problemas con la realidad como los psicóticos y tampoco sufren como los neuróticos. Son personas que uno puede ver desde afuera como muy sociables y hasta amables, pero que suelen ser muy manipuladores, no tienen empatía. Este es el perfil de los grandes criminales como, por ejemplo, los asesinos seriales”.

Y resume: un parricida puede estar dentro de cualquiera de los tres grupos de personalidades antes mencionadas.

Lee también: Detenido un parricida

Parricidio en Yucatán: seis casos

Así las cosas, traemos un recuento de los casos de parricidio cometidos en los últimos seis años en Yucatán, en orden ascendente, que están registrados en los archivos del Diario.

5 de julio de 2013. Tahmek. Abelardo de Jesús Poot Keb, de 59 años, agente de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) de Yucatán, muere a consecuencia de las patadas que le propinó su hija Patricia Guadalupe, de entonces 22 años de edad.

Borracho en su descanso

Según pesquisas posteriores, los hechos ocurrieron entre las 8:30 y las 9 de la noche de un miércoles. La joven se bañaba en su casa cuando llegó Poot Keb completamente ebrio, pues estuvo bebiendo toda la mañana, porque estaba en su día de descanso.

El policía intentó entrar al baño  “para enseñarle a su hija a ser mujer”, ya que creía que mantenía una relación amorosa con otra persona de su mismo sexo.

Puñetazo en la cara

Patricia Guadalupe logró salir del baño, pero al abrir la puerta recibió de su padre un puñetazo en la cara, lo que le ocasionó sangrado en la nariz y probable fractura del tabique nasal.

En su defensa, Patricia Guadalupe empujó a Poot Keb, quien por el estado de ebriedad en el que se encontraba perdió el equilibrio y cayó al suelo, golpeándose la cabeza con una escalinata que divide la cocina con un recibidor.

Patadas

Tras la caída, la joven comenzó a patear a su progenitor hasta que lo dejó inconsciente en el piso, momento en el que entraron sus familiares.

Al parecer por los golpes se le estalló el hígado a Poot Keb, lo que finalmente le causó la muerte cuando era trasladado al hospital.

Adolescentes de temer

3 de diciembre de 2015. Mérida. José Ángel Merino Bautista, de 14 años, y su novia América Monserrat Cauich González, de 15, asesinaron a María Inés Jovita Bautista Díaz y a Claudia Merino Bautista, madre y hermana de José Ángel, quienes se oponían a que los adolescentes vivieran en unión libre, en la casa familiar del parricida, en el fraccionamiento Juan Pablo II.

El crimen ocurrió en el predio número 354 de la calle 55 entre 18 y 20 de ese fraccionamiento meridano. Fue descubierto por la hermana del presunto autor, Jéssica, de 15 años.

Rastros de sangre

De acuerdo con datos periciales, los homicidios habrían ocurrido entre las cinco y seis de la tarde. Se halló sangre en la habitación y la sala de la casa.

Diversas heridas por arma blanca fueron encontradas en los cuerpos de las víctimas. La mayor de ellas murió por traumatismo cráneo-facial secundario y la segunda y más joven, por anemia aguda post-hemorrágica secundaria a laceración de grandes vasos del cuello.

Lee: Joven de 20 años mata a su papá en plena cena navideña

Fuentes oficiales indicaron entonces que el doble homicidio quedaría impune ya que la defensa alegaría que José Ángel actuó en estado inconsciente debido a que padece de esquizofrenia y dejó de tomar sus medicamentos.

"Lloraba mucho"

2 de febrero de 2016. Umán, Yucatán. Euliza o Eliza Bárbara Kantún, de 23 años, mató a su hijo  de siete meses, porque lloraba mucho.

Después de asfixiar a su bebé, al parecer con una cobija, la joven intentó suicidarse cortándose el cuello y las venas de las muñecas.

Denunciada por la abuela

La muchacha, madre soltera y supuestamente afectada de sus facultades mentales, fue denunciada por la abuela del bebé.

Tras confirmar la muerte del bebé, paramédicos auxiliaron a la madre, que fue detenida y remitida a la Fiscalía acusada de parricidio.

Quería herencia

22 de octubre de 2019. Temozón, Yucatán. Maximiliano Cahum Dzib y su esposa Esperanza Caamal Poot, de 89 y 79 años, son brutalmente asesinados por su hijo Susano, aficionado al alcohol y quien estaba molesto porque sus padres no querían dejarle en herencia la casa familiar.

Susano degolló a sus padres, y además Esperanza Caamal presentaba varios golpes en diversas partes del cuerpo y fue encontraba tirada en medio de un charco de sangre.

Degollados

La muerte de ambos fue por anemia aguda posthemorrágica secundaria a degüello por arma blanca.

Una hija que los fue a visitar temprano, encontró sus cuerpos tirados en el suelo y en medio de un charco de sangre. Las primeras investigaciones apuntaban a que los ancianos habían sido víctimas de desconocidos que se introdujeron a su casa a robar mientras ellos dormían, pero que al ser descubiertos decidieron degollarlos.

Sobre el tema: Joven mata y descuartiza a su madre; después se comió una parte de ella

Sin embargo, esta posibilidad rápidamente fue descartada, ya que el dinero y los objetos de valor que guardaban en varios sitios de la casa estaban intactos. Además, los cuerpos no tenían marcas producidas por amarres o sometimiento y tampoco había huellas de que la puerta hubiera sido forzada.

Las averiguaciones policíacas no tardaron en dar con el culpable, que resultó ser un hijo de los ancianos: Susano Cahum Caamal, un sujeto aficionado a la bebida que estaba molesto porque sus padres no querían dejarle en herencia la casa familiar.

Mata a su madre y a su abuela

16 de febrero de 2020. Mérida. Dos mujeres, madre e hija, son asesinadas en los primeros minutos del domingo, presuntamente por el hijo de una de ellas y nieto de la otra, quien vivía con ambas en un predio del Fraccionamiento del Arco.

Los hechos sucedieron en la casa número 100-K de la calle 19-B entre 16 y 18, cuando el hombre, de nombre S.N.V., presuntamente estranguló a su abuelita y golpeó a su mamá.

Identificada

Una de las víctimas, la hija, fue identificada como Gladys Villanueva Uribe. La identidad de su madre no se ha difundido.

Según testimonios de vecinos, el presunto autor del parricidio tenía problemas mentales y adicción a las drogas, razón por la cual era tratado en un hospital especializado del que había sido dado de alta apenas dos días antes de los hechos, y ya había agredido a golpes a su progenitora.

Esquizofrénico

18 de febrero de 2020. Hoctún, Yucatán. Mike, un joven que supuestamente padece esquizofrenia, asesinó a cuchilladas a su padre y dejó gravemente herida a su madre.

Los hechos ocurrieron cerca de las cuatro de la mañana, cuando aún dormían los padres del joven de unos 30 años, quien padece esquizofrenia y que está bajo tratamiento médico, según señalan vecinos del lugar.

Herida en el cuello

Miguel Can, quien tenía una cortada en el cuello de la que manaba sangre en abundancia, falleció cuando era trasladado a Izamal y María del Socorro Herrera fue llevada de urgencia a un hospital de Mérida, donde su estado de salud era reportado como grave.

El presunto responsable del parricidio fue detenido horas después, en un monte distante a 400 metros del hogar familiar.

Síguenos en Google Noticias

Detienen en España banda que explotaba a más de 200 latinoamericanas

Elementos de la Guardia Nacional y de la policía del Estado de México resguardan el Ministerio Público de Atizapán, donde permanecen detenidos los presuntos feminicidas de la niña Fátima (Foto de El Universal)

Giran órdenes de aprehensión contra presuntos asesinos de Fátima